Aguilar

Reseña: Primero de poeta de Patricia Benito

miércoles, octubre 04, 2017

¡Cuervos días!

Hace tiempo entendí que los libros también son una terapia, una cura. Una forma de sacarte todo lo que llevas dentro si eres escritor... o de reflejarte en las palabras de otro si eres lector. Y creo que la mejor forma de limpiarte el alma es leyendo poesía. ¿Cualquier poesía? No, desde luego. Tiene que saber conectar contigo. Tiene que ser honesta y visceral. ¿Sabéis que Patricia escribió estos textos para ella, sin saber que llegaría a publicarlos? Y triunfar cuando ni siquiera pretendías que te leyeran... es de primero de poeta.

"Primero de poeta son todos los papeles que rellené y quemé, todos los pasos que no di, las vidas que perdí. Todas las declaraciones de amor que callé, los sueños que rompí, los miedos de los que aprendí. Es mi impaciencia, mis ganas de sentir y el pánico. Es descubrir que mis miedos siempre ganan la partida. Es empujarte a que te vayas por si te acercas demasiado. Es querer que te acerques demasiado.Primero de poeta son todos mis errores. Y mi cura."

'Primero de poeta' puede sonar a manual de poesía de una primeriza, que no es del todo mentira, pero va mucho mas allá de esa premisa. Porque es fácil reconocer cuando una persona ha transitado por infinidad de baches en su vida y se encuentra en un momento en el que la apetece compartirlos, hacernos sentir menos solos y arroparnos con unas alas que, quizá, pronto, nos sirvan para volar

Ella forma parte de la nueva lírica, la nueva poesía que se deja leer con facilidad y no busca ser pomposa ni vestir de gala, al contrario, te visita en pijama y expone sus intimidades como si fueras un viejo conocido. No sé vosotros, pero prefiero mil veces al valiente que se sincera y te descubre sus miedos que a los vendedores de humo, esos que fingen que todo va bien y nada les duele. Y no hablo sólo en literatura, en la vida real también abundan y son de lo más pedante que te puedas encontrar. Pero volvamos al poemario, mejor.

En algún lugar leí que parte de su pasión por la poesía se la contagió Escandar Algeet, mi paisano, y se nota porque no sólo es él quien escribe el prólogo de ésta obra, sino que también se cuela entre algunas de sus páginas.

El mensaje central del poemario es un derroche de optimismo realista, del que te incita a vivir, a disfrutar, a ser quien eres y no desaprovechar el tiempo. Y lo hace sin recrearse en tonterías que suenen a propaganda publicitaria, sin mierdas edulcoradas, a la cara. De hecho el poema que más difusión ha tenido transmite precisamente esa idea:

Mis alas piden a gritos que las abra [...]
Vive, joder, vive. Y si algo no te gusta, cámbialo. Y si algo te da miedo, supéralo. Y si algo te enamora, agárralo.
(He notado que se repite, aparece en dos páginas.)

En la segunda mitad del poemario tuve la sensación de que el ritmo aumentaba y era imposible parar de leer. Creo que el motivo es que ahí es cuando más alterna páginas en blanco con otras en negro, pero además incluye fotografías (Por cierto, que la mayor parte de estas y el diseño interior han sido obra de la propia Patricia) que hacen su lectura mucho más interactiva, más visual, más íntima. Y no quería olvidarme el tema del diseño porque creo que sin duda es uno de sus puntos fuertes. Cómo juega a colocar los títulos en los márgenes de las páginas, a saltear frases y citas sobre páginas en negro, o el colofón final donde en lugar de decirnos cuándo fue impreso, nos dicen que se produjo "mientras el amor tomaba las plazas y en algún lugar alguien decía muy bajito: Ojalá tú aquí". Vamos, que desaprovechar los espacios no la debe gustar.

Ahora toca uno de mis favoritos, Talón de Aquiles:

Además he podido comprobar que al releerlo lo saboreas aún más, siempre hay un sentimiento escondido a la espera entre sus páginas. Un indispensable para hojear de vez en cuando y refrescar nuestras ideas.

No sé si lo tuyo es la poesía, pero a todos nos gusta expresarnos libremente de vez en cuando y esos fueron precisamente los orígenes de ésta publicación. Así que confío en que te sientas identificado entre sus textos, como hice yo. O que disfrutes del mimo con el que se nota que han trabajado en él. Porque esas cosas se notan, se transmiten y perduran. Y hay algo muy especial en los sentimientos perdurables.



También te puede interesar

13 plumas negras

  1. Yo no leo poesía,nunca llego a entender que es exactamente lo que me dice el autor,no la disfruto.Pero la edición de este libro me parece sumamente atractiva en los detalles así es que tal vez me anime.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola! Se ve chulo pero la poesía no es lo mio! Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola!

    Ay pues suelo leer poesía muy de vez en cuando pero cuando la leo la disfruto, y desde luego este libro tiene muy buena pinta.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola!! Leo muy poca poesía, tengo que ponerme con ella xD
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Me gusta leer poesía, así que me anoto bien este libro, que además tiene una edición preciosa.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Holaaa
    me encanta la poesía, y este libro promete por lo que nos cuentas, así que lo apunto para cuando me apetezca leer algo de este género
    Un besazo enorme y gracias por la recomendación ^^

    ResponderEliminar
  7. Bonita ya estoy por aquí!!!

    Qué cosa más bonita de reseña y de poemas seleccionados...van acorde a la preciosa portada.
    Tienes razón en que quizás la poesía no es lo nuestro (lo mío ya va siendo poco a poco) pero vamos...si esas frases que has seleccionado, con su contundencia, con su sinceridad y fuerza...no nos llegan o no nos transmiten algo es que algo no va bien! Me han encantado, así que tomo nota de esta irresistible propuesta.

    Besitos

    ResponderEliminar
  8. Buenas!
    La verdad es que la poesía no es lo mío, así que creo que voy a dejarlo pasar.
    Nos leemos!

    ResponderEliminar
  9. Wow, cómo se nota que te ha encantado. TE he leído absorta.
    No suelo leer casi poesía, soy más de novela, pero hay veces que lo necesito, cuando estoy nostálgica, romántica, melancólica, porque leo poemas tan profundos que me duelen. Sí que me pasa que me gustan textos sencillos, sin tener que estrujarme la cabeza para comprenderlo, creo que no tengo ese puntito para leer poesía en la extensión de la palabra, o capacidad, hay textos que se me van de las manos. PEro como bien dices, este es sencillo.
    Me parece bellísimo, tanto la edición en sí misma, como tu reseña y las frases que has compartido. Y me lo anoto, por supuesto. Para leerlo y para regalárselo a otra persona.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. Reconozco con pena que me cuesta bastante la poesía. Solo algunos poetas y solo en determinados momentos. Aun así, me anoto a esta poetisa para cuando llegue uno de esos momentos. Abrazos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Que preciosa reseña! La poesía tampoco es lo mío, aunque de vez en cuando me he animado con algún libro y reconozco que los hay muy bonitos. Este parece uno de esos, así que por tu culpa a lo mejor me anime jajaja. ¡Ya te contaré!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Hola, la referencia que haces a un poema duplicado no es del todo exacta. La segunda tiene algo/alguien diferente. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mil gracias por la observación, tienes toda la razón, no son completamente iguales. Una "excusa" más para releerlo ;)

      Eliminar

Participo en...

Mi perfil en es.babelio.com