Reseña: Ahora que ya bailas, de Miguel Gane

¡Cuervos días!

No hace mucho ya os hablé de lo necesaria que me parece esta nueva corriente de prosa poética, donde la figura de la mujer deja de ser meramente una musa para tener su propia identidad. Pero Miguel Gane va todavía un paso más allá.  Porque "Ahora que ya bailas" es un viaje, una búsqueda. Para que ninguna mujer viva a la sombra de lo que un día fue.

"Naces, creces, amas, te rompen, aprendes y no mueres hasta que alguien deja de quererte. Estos poemas son la historia de Ella, la que fue callada porque sus gritos resonaban demasiado alto. Ella, que dejó de ser suya porque quien debía liberar su sonrisa, la acabó enjaulando y aplastando contra el asfalto. Sola, fue capaz de levantarse, de mirar a la cara a su pasado y decirle: «No me has vencido, soy indestructible».

Ahora que ya bailas, el mundo entero va a quedarse a tus pies y donde antes había silencio ahora habrá música. La tuya."


Hace ya un año que salió su primer poemario, "Con tal de verte volar", un rotundo éxito en ventas que como siempre nos dejó a la espera de su siguiente trabajo, para saber si había sido cuestión de suerte o realmente estábamos ante la consagración de un autor que venía dispuesto a dar mucha guerra con la palabra como única arma. ¿Os hago spoiler? Lo de Miguel no es suerte.

Pero se ha atrevido a presentarnos un trabajo que dista bastante del anterior, que era de temática más romántica. En mi opinión, ha sido todo un acierto. La poesía no es como la novela, no te cautiva por su género (Al menos no a mi) sino por la manera en que está escrita. "Ahora que ya bailas" es casi un suero de un amor mucho más real y humano, porque habla del daño que produce una relación tóxica y cómo consentimos que nos destroce (Lo que en el poemario lleva el título de "Silencio"), pero que también se aplica a la figura de la mujer que ha sido silenciada y menospreciada en cualquier otro aspecto. La reacción ("Ruido") y finalmente su posterior vuelta a la persona que eras y siempre debiste ser (Llamado, como no podía ser de otra forma, "Música"). 

Por ello es de imaginar que contenga textos mucho más duros que su anterior trabajo, un golpe de realidad que pretende abrir los ojos a todas las que hayan vivido algo semejante. Como he dicho no todo gira entorno a las relaciones, al maltrato, a la violencia. Porque quieras o no todo esto deriva de una baja autoestima, de la figura de la mujer como un objeto, de un patriarcado chapado a la antigua. Así que no te sorprendas si entre sus páginas también encuentras altas dosis de feminismo, empoderamiento y mensajes tan necesarios como la vida misma.

Sexo débil
así llaman a la más humana expresión de vida 
a las mismas mujeres que han luchado por su derecho a voto,
a las mareas violetas y rosas, a las que han podido abortar sin acabar presas,
a quienes pelean contra la mutilación genital con garras de leonas
porque ya no son propiedad de nadie [...]
A ti, madre, tú que eres mi ejemplo de victorias.
También os digo que más de una vez se me hinchó la vena y no por el contenido de los textos, sino por las verdades que encierran. Por todo aquello que intentamos no ver y sin embargo acecha en nuestro día a día. Otra cosa que agradecerle al libro, porque alienta un sentimiento de sororidad muy necesario. Esa oda al amor propio. Al respeto. Que tanto hombres como mujeres sepamos valorarnos y para ello, respetar al otro. No somos contrarios, ni estamos a diferentes alturas. Esas diferencias que un día se inventaron están ahí para ser borradas.

Miguel Gane demuestra una empatía sublime, que aúna fuerzas con la sensibilidad que siempre le ha caracterizado en sus textos. Cada vez hay más autores y autoras y cuesta diferenciarse, pero me la juego a decir que en ese sentido él nunca tendrá problemas. Tiene muy claro lo que quiere contar.

Aunque sin duda hay otro texto que destaca por su fuerza y es, curiosamente, de los pocos que rompen con la temática del libro. Aún así, "Niños" es tan salvaje que no puedo evitar citar un fragmento:
Háblale a Edu sobre paz cuando te pregunte
por qué la policía pega a gente sentada en el suelo
con los brazos en alto.
Explícale a Carlos qué es la violencia de género
cuando te pregunte:
¿Papi, por qué mami se va de casa?
Defínele a José el significado de la homofobia
cuando te pregunte por qué todos se ríen de inma en el cole
por tener dos mamás.
Hazlo si te atreves, pues hay que ser muy valiente para decirle a un niño
que este es el mundo en el que vivimos, que este es el futuro que les dejaremos.
Tanto el prólogo, como la portada y las ilustraciones interiores, corren a cargo de la talentosa Alba González (Albaricoque_agc) como también hiciera en su anterior libro. Ni siquiera ahí puedo sacarle una pega porque creo que su estilo encaja a la perfección con los textos de Miguel, veo a las mujeres que ilustra y sólo me transmiten fuerza.

Como anécdota diré que mi madre no es muy aficionada a este género, pero en cuanto llegué a casa me sorprendió diciendo que lo había estado hojeando y que quería que lo dejara allí para leérselo ella. Las hay con mucho cuento

Así que si la prosa poética no es lo tuyo... quizá tengas que cambiar de excusa, porque por una vez me atrevo a decir que éste es un libro que todas deberíamos, cuanto menos, hojear del modo en que lo hizo mi madre. Darnos cuenta de todo lo bueno que hay en nosotras.
Y celebrarlo.





17 comentarios:

  1. Hola!!
    No me va mucho el género, así que lo dejo pasar.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  2. Cuánto le cuesta a la mayoría valorarse. La prosa poética sí que me gusta, la poesía pura ya no tanto, es que no nos entendemos muy bien pero a ratos... Lo que no me llama tanto es el tema, sí que lo considero necesario y si encima te lo cuentan con arte pues qué más pedir. Pero no me veo con esta lectura aunque prometo hojearlo, me lo prometo, vaya.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el "problema" de muchos desconocedores del género, comparan poesía con prosa poética y no creo que abarquen al mismo tipo de lectores. Como tú dices, la temática de éste ya de por sí es toda una invitación a la lectura, enseña a valorarse que nunca está de más. Tanto si te gusta como si no, confío ciegamente en que al hojearlo encontrarás algo que te llegue dentro :)

      Eliminar
  3. ¡Hola!

    Madre, me lo apunto sin duda. Siempre digo que voy a leer más poesía, que tal y cual... y nunca lo hago. Pero en parte es porque los poemas modernos suelen tratar de amor -al menos en mi corta experiencia - y a veces me cansan un poco, me da la sensación de que me están repitiendo todo el rato lo mismo.
    Pero este libro, que habla de las relaciones tóxicas por todas sus etapas, que tiene valores feministas... ufff. Es que me lo llevo ya de ya.

    ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, y me pasa igual. La poesía romántica está tan explotada que parece siempre "más de lo mismo" por muy bien que la desarrollen. Gusta que cambien de temática, y ésta es MUY necesaria. Por eso lo he recomendado sin titubeos, creo que todo el mundo necesita leer algo así. Seguro que lo disfrutas.

      Un besazo!

      Eliminar
  4. Pues creo que disfrutaría con esta prosa. Me la apunto, que no la conocía.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer dártelo a conocer :)
      Un besazo!

      Eliminar
  5. Buaaaaa, la vi en el día del libro y no caí de milagro.
    Qué edición más bonitérrima.....
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo sé! Es horrible cuando también te gusta la ilustración y te presentan publicaciones como esta, te gusta en todo su conjunto jajajaja.

      Un beso

      Eliminar
  6. ¡Hola! Pues con todo lo que nos cuentas, no queda otra que plantearnos leerlo. Un besote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti, si cae ya me contarás qué tal la experiencia :)

      Un beso

      Eliminar
  7. Hola!
    Me resulta un dscubrimiento muy interesante, me lo llevo ;)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nuevamente, un placer descubrírtelo.
      Un besazo!

      Eliminar
  8. ¡Hola guapísima!
    Me estoy preguntando muy seriamente el por qué no me habré pasado yo por aquí antes... Ah, sí, para que no me sigas llenando la lista de pendientes, porque este sin excusa alguna lo tengo que leer. Tengo que cambiar mi excusa, básicamente tengo que cambiar la forma de leer poesía y creo que Miguel Gane es un acierto asegurado por lo que nos cuentas.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, en todo. No se te puede poner ningún pero porque has dejado clarísimo que este libro es la leche merengada. De todo lo que has mencionado (feminismo, baja autoestima, empoderamiento,...) lo que creo que es muy importante es la sororidad. Tenemos que caminar por la calle sintiéndonos apoyadas por nuestro propio género, sino estamos perdidas.

    Si este libro me lo hubiera leído cuando mi ex me dejó hubiera sido otra historia. Lo peor que hay en el mundo es autoinflingirse, como si ya no tuviéramos suficiente con el daño que nos causan los demás. No sé dónde lo oí pero que gran razón tenía esa persona nosotros somos nuestro propio enemigo. Y así es. Nuestro autoconcepto tiene que ser siempre positivo (a menos que seas una bazofia de persona y solo te dediques a hacer el mal) y eso tiene que ir por delante de todo. No se trata de egoísmo, se trata de amor propio que es lo que nos debemos profesar; todo lo demás está de más. A veces escucho a mi abuela decir ¿si no te quieres tú, quién te va a querer? Esa pregunta nos la deberíamos hacer cada vez que tropezamos con una piedra y recordarnos que nos queremos tanto como para permitir que eso se interponga en nuestro camino.

    Miguel Gane me ha ganado. Y tú me has ganado todavía más. Si había alguna duda de que nos pudiéramos encontrar una maravilla, has esclarecido todas las formas de expresión de la prosa poética y lo que nos aportan este tipo de ejemplares. Porque sí, al igual que tú no me llama por el género, me llama por lo que expresa porque esto es sin duda el género literario con más enganche, una vez aprendes a leerla y a sentirla tienes ganas de más. Es una droga saludable para las personas que están rotas.

    Gracias por esta reseña Meg, te has coronado.
    ¡Un besazo!

    Etérea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, qué comentario TAN BONITO... cosas así también hacen mucha ilusión, que como bloguera me tomo mi tiempo intentando que las reseñas sean de calidad, el contenido, las fotos, el mensaje. El mejor resumen ya me lo has dado tú: Sororidad. Más apoyo y menos piedras contra nosotras mismas, que estamos aquí para ayudarnos, para levantarnos, para cambiar lo que nos han dado destrozado. Y qué bonito libros como el de Miguel, que captan el mensaje y lo gritan bien alto.

      Un besazo!

      Eliminar
  9. ¡Qué bonita reseña y qué grande la selección de textos! Se me han puesto hasta los pelos de punta, me ha encantado.

    Se nota que Miguel tiene muy claro el mensaje a transmitir y qué bien lo hace; además me parece especialmente bonito que un hombre, a través de sus palabras, luche también en esta revolución femenina. Y es que es muy complicado encontrar hombres que piensen así. Da pena. No hay empatía, solo hay que ver los comentarios de ayer en twitter con respecto a los degenerados que se hacen llamar "Manada"...no es por levantar ampollas pero me gustaría ver cómo serían las cosas si el violado fuera un hombre. Y ahí lo dejo que me enciendo...y me voy por los cerros de Úbeda jajjaja

    Sin duda me lo anoto en mi lista de poesía a tener en cuenta, creo que merece mucho la pena.

    Besazos

    Y viva tu madre!!! jajaja



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Viva mi madre! Jajajaja sí, éste apútantelo, te lo exijo. Ya que te he atraído al delicioso mundo de la poesía, ahora es tarde para echarse atrás. Como tú dices, no hay empatía, así que ahora más que nunca necesitamos libros como éste, que abran los ojos de los que se resisten, que nos hagan aliadas de nosotras mismas.

      Un besazo

      Eliminar