¡Cuervos días!
Siempre me maravilla reencontrarme con Foenkinos y a día de hoy no hay vez que me haya decepcionado. Imaginad por un momento el peso de fracasar ante los ojos de todo el mundo, quedarte a las puertas de un éxito de tal calibre. ¿Quién cuenta la historia de los que pierden?

"En 1999 centenares de jóvenes pasaron por las audiciones para interpretar a Harry Potter. Entre los dos candidatos que llegaron hasta el final, Daniel Radcliffe fue elegido por tener, según la directora del casting, «ese algo extra». Al leer estas declaraciones, David Foenkinos empatizó de inmediato con el chico que no tenía ese toque extra: el número dos. Esta novela narra su historia.

La vida de Martin Hill, un chico con padres divorciados y gafas negras y redondas, da un vuelco cuando acude por azar a la productora londinense en la que trabaja su padre el mismo día en que pasa por ahí David Heyman, inmerso en la búsqueda del actor que encarnará al pequeño mago. Tras ser descartado, Martin irá cayendo en sucesivas depresiones con cada nueva entrega de los libros y las películas. A su alrededor, todo le recuerda el éxito de su rival y poco a poco, en lugar de disfrutar de la vida de Radcliffe, la suya propia empieza a parecerse a la del atormentado personaje de ficción. ¿Podrá sobreponerse a esa mancha en su destino y hacer del fracaso una fuerza?"

Así es. "Los crímenes de la academia" nos acerca a la juventud del escritor Edgar Allan Poe y teje una acertada historia llena de misterio y oscuridad donde no solo destaca su ambientación, también la especial relación que nace entre sus dos protagonistas.

Voy a ser muy sincera: El planteamiento inicial de las primeras páginas me hizo dudar que esta historia pudiera atraparme. De acuerdo, Martin no consiguió el papel de Harry Potter y lleva una vida triste y afligida cargando con esa imagen en cada momento del día. ¿Vamos a asistir a la caída de este chico durante toda la obra? ¿Es eso lo que Foenkinos nos trae, una desalentadora historia despojada de toda esperanza?

Claro que no. Pero como suele ser habitual en sus novelas nos enfrentamos a personajes en una etapa oscura de sus vidas donde todo parece estar en contra. Quizá no alcanzar la gloria en la que pudo ser la oportunidad de su vida ha marcado a Martin para siempre, pero no es ni mucho menos el único golpe que el destino le tiene reservado. Cuando parece que la tragedia se ceba con él y está condenado a arrastrar esa carga, llega el deslumbramiento. Un momento que lo cambia todo. Una oportunidad de sacar provecho a nuestros fracasos.

Y es que hay que coger aliento para agarrar a nuestros demonios del cuello e incluso nosotros, como lectores, preguntarnos si es posible enfrentar al mal desde el propio mal. Retomar las riendas, plantar cara, aceptar nuestra historia y reconciliarnos con las partes que aún tienen el poder de hacernos daño.

No puedo obviar el papel de sus padres y en especial Jeane, su madre, que hará lo imposible por ayudar a su hijo a curar las heridas del pasado.

Percibo tu sufrimiento, y me parece legítimo. Pero es que me saca de quicio no ser capaz de ayudarte [...] hoy en día vivimos sometidos a la dictadura de la felicidad de los demás. O mas bien de la presunta felicidad.

Junto con la maravillosa historia principal nos encontramos multitud de ejemplos de otros personajes y sus fracasos, o anécdotas reales que rodean el universo de JK Rowling y los implicados en la adaptación cinematográfica de sus novelas. Aún así, "Número dos" no está pensado para atraer a los fans del joven mago, tan solo se basa en su apoteósico éxito como el mejor de los ejemplos para acercarnos a su protagonista.

Si os gustan las novelas con alma, debéis darle una oportunidad a "Número dos". Es capaz de desplazarte de la realidad que estás viviendo, sea cual sea, e integrar en tus pensamientos una nueva certeza: Hay resiliencia en nuestros fracasos. Porque no estamos solos en esa senda y porque siempre habrá alguien capaz de sacarnos de ella.





¡Cuervos días!
Hace tiempo que no leía una novela gráfica y no era consciente de cuánto extrañaba su fluidez y capacidad de transmitir a través de imágenes todo lo que a veces no alcanzan las palabras. Y es que además lo he hecho con una historia nada fácil de narrar y plagada de sentimientos.

"Elise y Dagmar se comportan como cualquier otra pareja de enamorados: las dos mujeres intercambian mensajes hasta bien entrada la madrugada, comparten canciones que parecen hablar de su historia, se envían emojis de corazones, una vez, y otra más, y otra. Nada que no hayamos hecho todos. Salvo que Elise y Dagmar están en la cincuentena y felizmente casadas con otras personas…

Ninguna esperaba que sucediese, pero ya es tarde para frenarlo. El amor, el deseo, los celos y las lealtades surcan estas páginas de la mano de Anneli Furmark, referente indiscutible de la novela gráfica europea, y acompañan a las protagonistas en el dolor y el júbilo de unas vidas tomadas por asalto, que saltan por los aires cuando un cruce de miradas lo cambia todo.
"

Puede que Elise esté atrapada en una vida que ha perdido la capacidad de sorprenderla, o quizá es cierto que hay encuentros capaces de cambiarlo todo. Pero cuando conoce a Dagmar es incapaz de ser indiferente a ella, a pesar de saber lo imposibles y dolorosos que son sus deseos.

Está casada con Henrik y son felices, aún se quieren. Pero nada en su matrimonio impide que sienta una irrefrenable atracción por Dagmar, una mujer también casada e incluso madre de familia. Sus conversaciones suelen ser virtuales, pero interminables. Una relación que ninguna es capaz de cortar y donde su atracción no hace más que aumentar. ¿De dónde vienen estos sentimientos? ¿Es sensato dejarse llevar por ellos?

"Llévame contigo" me parece una novela con tantas lecturas que no se por dónde empezar. El redescubrimiento del amor en mujeres maduras que jamás experimentaron lo que era tontear por whatsapp o sufrir una relación a distancia, o el terror de verte inesperadamente sola y alejada de tus zonas de confort. Y a todo esto tenemos que sumar la implacable eficacia de las imágenes y el uso del color para arrastrarnos junto a ellas por sus distintos estados anímicos, que ni siquiera estando juntas parecen perfectos. ¿Cómo serlo, sabiendo lo efímero y clandestino de cada encuentro? Valores cromáticos que pasan de vibrantes y variados, a apagarse hasta hacer patente una tristeza azul. La tinta gana poder a la acuarela o el texto destaca por encima de la imagen. En conclusión, es imposible separar continente y contenido.

Y aunque una novela gráfica pueda parecer muy ligera y rápida, aquí tenemos una historia muy bien desarrollada en todas sus etapas donde no se echa en falta mayor cantidad de texto. ¿Quién no empatizaría con Elise y la vorágine en la que está envuelta? 


Me ha gustado que no se centre únicamente en lo que aparenta ser una historia de amor, sino más bien en su principal protagonista y todas las fases por las que va pasando. Al igual que en cualquier duelo, Elise debe aprender a empezar de cero y alejar los comportamientos tóxicos y controladores que no hacen más que perjudicarla a ella. Reconectar consigo misma, encontrar nuevas motivaciones, apoyarse en aquellos que la quieren y escuchar sus verdaderos deseos. Y en este viaje estará acompañada de su terapeuta, que la ayudará a poner algo de orden en su caos. Porque no hay que olvidar la importancia de pedir ayuda cuando la realidad se vuelve insoportable.

Además, la editorial cumple con una maquetación que otorga a ésta historia la categoría que merece: La similar a cualquier otro libro. Nadie debería huir de este género creyendo que no es para ellos, que son para otras edades, otros públicos. No caigáis en ese error.

Por todo esto "Llévame contigo" es una lectura profunda y cargada de sentimiento que nos ayudará a conectar con la cantidad de estados anímicos por los que una persona es capaz de atravesar, pero siempre, siempre, volviendo a aterrizar allí donde pertenece y se siente libre.






¡Cuervos días!
Hoy os traigo un terrorífico misterio que resolver, de los que se enredan hasta la última página y ofrecen una investigación capaz de transportarnos en el tiempo y el espacio. Porque si esa no es la magia de la literatura, ¿Qué lo es?

"En la Academia West Point en 1830, la calma de una tarde de octubre se rompe con el descubrimiento del cuerpo de un joven cadete colgando de una cuerda justo al lado del patio de armas. Un aparente suicidio no es inaudito en un régimen tan severo como el de West Point, pero a la mañana siguiente, sale a la luz un horror aún mayor. Alguien se coló en la habitación donde yacía el cuerpo y extrajo el corazón.

Sin respuestas y desesperada por evitar cualquier publicidad negativa, la Academia recurre a los servicios de un civil local, Augustus Landor, un ex detective de policía que adquirió cierto renombre durante sus años en la ciudad de Nueva York antes de retirarse a Hudson Highlands por motivos de salud. Ahora viudo e inquieto en su reclusión, Landor accede a hacerse cargo del caso. Mientras interroga a los conocidos del muerto, encuentra un ansioso asistente en un joven cadete intrigante y malhumorado con una inclinación por la bebida, dos volúmenes de poesía a su nombre y un pasado turbio que cambia de relato en relato. ¿El nombre del cadete? Edgar Allan Poe."

Así es. "Los crímenes de la academia" nos acerca a la juventud del escritor Edgar Allan Poe y teje una acertada historia llena de misterio y oscuridad donde no solo destaca su ambientación, también la especial relación que nace entre sus dos protagonistas.

Y es que no es habitual que una novela de estas características narre con tanta delicadeza el nacimiento de una amistad. ¡En mitad de la investigación de un crimen! Pero lo más atroz llega cuando el inspector Landor se da cuenta de que su nuevo amigo no está libre de sospecha y podría estar cometiendo el error de encariñarse de un asesino.

Poe tiene esa vulnerabilidad, esa melancolía de los artistas y los poetas que hace fácil sentir fascinación por él, pero al mismo tiempo desconfianza. Porque es taciturno, oscuro, pasional. Pero posee una habilidad incomparable para la observación y eso es lo que llamará la atención del inspector, más que necesitado de unos oídos capaces de llegar a cualquier parte.

La academia West Point se toma muy en serio su disciplina. Tenemos al Teniente Meadows y su segundo Hitchcock, dos personajes herméticos que por nada del mundo quieren que estos crímenes empañen la buena reputación del lugar. O al cirujano Daniel Marquis, padre de uno de los cadetes y miembro de una peculiar familia que dotará de gran intriga a la novela.

Pronto se verán envueltos en una investigación donde abundan las sociedades secretas y desconocidos rituales que no solo amenazan con perturbar la tranquilidad y buen nombre de la academia, sino acabar con las vidas de nuestros ya queridos protagonistas.

La novela tiene un ritmo muy ameno y una atmósfera que traspasa las páginas hasta sumergirnos en su niebla como un personaje más. Muchos diálogos, descripciones medidas y alternancia entre capítulos cargados de acción narrada por Landor y relatos epistolares del joven Poe con sus descubrimientos. Todo en su conjunto funciona de maravilla y ofrece una lectura que atrapa.



La novela está siendo adaptada por Netflix y se espera su estreno para Enero 2023, contando con Christian Bale en el papel del detective, Harry Melling en el de Poe y Scott Cooper a la dirección. Todo apunta a que podríamos estar ante uno de sus grandes trabajos.

En lo personal valoro dejarme engañar por una novela negra, no saber quién está detrás de los crímenes hasta casi el final y en especial llevarme alguna sorpresa inesperada. Sí es cierto que tuve alguna pista correcta a lo largo de mi lectura... pero eran piezas tan pequeñas que no contribuyeron a alejarme del interés por ver cómo se resolvía. Por esto, sumado al elenco de brillantes personajes que asoman entre sus páginas, considero "Los crímenes de la academia" es perfecta para amantes del género que siempre exigimos más y buscamos algo nuevo. Y qué decir del deleite que ofrece conocer a un joven Edgar Allan Poe.

Impecables investigaciones y carismáticos personajes que despliegan su inteligencia para ofrecernos una narración sin tregua y repleta de mensajes ocultos. Perfecta para salir de un bloqueo lector, iniciarse en un nuevo género o acertar con nuestra próxima lectura.




¡Cuervos días!
Creo que ésta vez os voy a sorprender. Sin duda no es la clásica lectura veraniega que recomendaría en estas fechas, ¡Pero el estómago no entiende de estaciones! Y os vais a fascinar con las deliciosas y saludables recetas (y alimentos) que os vengo a descubrir.

"La alimentación probiótica es aquella que está pensada para preservar el hábitat y las condiciones de vida que los microorganismos beneficiosos para nuestro sistema digestivo necesitan. Gracias a la microbiota somos capaces de realizar funciones vitales básicas y, por tanto, cuidar de ella nos reporta grandes beneficios:
- metabolizar mejor los nutrientes;
- aumentar la capacidad de respuesta del sistema inmune;
- regular el peso de forma natural;
- disfrutar de equilibro emocional.

Este libro nos ofrece las claves y más de 80 recetas que tienen en cuenta el origen y la calidad de los alimentos.

¡Disfruta de deliciosos desayunos, postres, bebidas y platos principales que harán que goces de buena salud!"

A estas alturas seguro que ya has oído alguna vez hablar de la "alimentación probiótica", aunque te suene como algo lejano y que no va contigo. ¿En qué nos beneficia? Incluso si gozas de salud, este tipo de alimentación puede beneficiar tu sistema inmune y hasta equilibrar tus emociones, aunque lo mas habitual es hablar de sus beneficios para el sistema digestivo.  Y ahí quería llegar: A la razón por la que escribo esta reseña.

A raíz de algunos acontecimientos decidí que podía ser beneficioso para mi aplicar algunos cambios a mi dieta, iniciándome en platos que hasta el momento me eran desconocidos. Lo primero que llegó a mis manos fue este libro, y aunque he leído reseñas de todo tipo os voy a ser sincera: Son recetas muy sencillas y asequibles hasta para el más torpe. Si es verdad que pueden intimidar porque, como fue mi caso, muchos de los ingredientes no nos sonarán de nada.

¡Kimchi! ¡Chucrut! ¡Amasake! No, no es un encantamiento ni un conjuro. Son el único obstáculo que encontraréis entre este libro, pero no os dejéis asustar porque yo sobreviví a mi primer encuentro con nota alta. Muchos se pueden elaborar en casa y otros van a convertirse en un delicioso descubrimiento. ¿No estamos aquí para probar platos nuevos? Me documenté lo suficiente para saber cuáles entraban dentro de mis intereses y armé una lista de la compra imposible de descifrar. Eso sí, debo decir que ahora me he enganchado.

Asumo que muchos de los que me leéis ya venís curtidos en alimentación probiótica, pero incluso la autora ofrece un 'tour' en las primeras páginas de su libro con las que termina de resolver dudas y aporta su experiencia personal en nuevos hábitos alimenticios. Breve, conciso y muy didáctico. De hecho os recomendaría buscarla en sus redes sociales para disfrutar de un feed constante con consejos y recetas que os van a flipar.

Después nos introduce de lleno en recetas para todos los gustos y apetitos: Desayunos, picoteo, cremas, ensaladas, platos principales, salsas, postres, bebidas.

De formato ideal, tapa blanda y numerosas ilustraciones a color no solo de las recetas, también de preparaciones alternativas con las que seguir experimentando sabores y alimentos.

En definitiva "la cocina probiótica" es una elección excelente tanto si te estás iniciando en este tipo de alimentación como si solo buscas ampliar tu repertorio de ideas y sorprender con recetas que además de saludables, saben deliciosas. 

No podrás quejarte por variedad de posibilidades e ingredientes fáciles de conseguir (aunque no acostumbres a comprarlos) y sin duda agradecerás incorporar muchos de ellos en tu rutina. Porque comer sano no va reñido con disfrutar de aquellos platos que más nos gustan.