¡Cuervos días!
Menudo libro os traigo hoy. Me ha parecido una lectura tan necesaria y completa que ni siquiera voy a irme por las ramas: Leedlo. Aún nos queda mucho por aprender y seguro que alguna de las experiencias que relata os va a desmontar por dentro. Quién sabe si te identificarás con ellas o tan solo ampliarán tus miras, pero lo que es incuestionable es que necesitaban ser contadas.

"A Andrés le dieron una paliza a la salida de una discoteca. Salima tuvo que huir de su casa cuando le dijo a sus padres que pensaba en aquella chica como algo más que su amiga. A Sonia los abusos le llegaron desde sus propios compañeros de trabajo. Simon abandonó su país porque besar a su pareja allí era algo impensable. No comparten barrio, ni ciudad, ni orígenes ni empleos. Solo el dolor de saber que hay violencias que llegan a todos los rincones."


Breve, conciso y acertado. Rubén Serrano ha escrito más que un libro, ha dado voz a treinta y tres historias tan dispares como necesarias. A veces uno de los grandes problemas del colectivo LGTBI+ es su falta de visibilidad. Puede parecer que ahora las cosas han cambiado y tenemos referentes allá donde miremos, que la situación es otra, al fin se han ganado derechos y libertades en otro tiempo impensables... pero no, ésta lucha no ha terminado. Aún hay mucho por ganar, por descubrir, y sobretodo hay unas nuevas generaciones que merecen crecer sin la soledad y el miedo de todas las anteriores.

Durante la lectura no dejaba de tomar notas que me han impactado. Parece mentira pero sí, aún a día de hoy suceden abusos y se dan prejuicios hasta en lo más banal, en circunstancias que ni llegaríamos a plantearnos en una sociedad que consideramos "avanzada".

Primer ejemplo; los prejuicios contra una pareja homosexual tratando de adoptar:

¿Cómo vais a fomentar la figura femenina en casa?. Les dijo: "Si te refieres a limpiar y a fregar, nos repartimos las tareas. Y si te refieres a darle el pecho, no lo va a necesitar."

Aún luchamos contra los roles de género, tan profundamente arraigados que ni los percibimos. La falsa creencia de que las mujeres se comportan de un modo determinado, y los hombres de otro. Que no existe otra definición, que todos fuimos configurados como máquinas carentes de identidad. "La intolerancia es un problema sistémico", afirma Salima. Que hagan bulling a alguien en el colegio por salirse de la norma sólo es culpa del acosador, educado para perpetuar esa visión de un mundo plano. Pero quien lo padece cargará con esa herida toda su vida.

Aquí es fundamental la educación, y en el libro se reivindica varias veces. Es de urgente necesidad incluir todos estos temas en los colegios, evitar abusos y rechazos en niños que se sentirán incomprendidos y confusos por un entorno donde solo hablan de heteronormatividad. 

Una cuestión clave para no sentirnos solos es que los programas educativos nos den visibilidad. En el colegio nos tienen que decir que Federico García Lorca era gay y que su orientación sexual fue una de las razones por las que el franquismo lo fusiló. Nos tienen que decir que Gloria Fuertes era lesbiana. Que Luis Cernuda era homosexual.

Está escrito en primera persona por su autor, dándole un ambiente íntimo y personal a cada una de las entrevistas. A su vez, el libro se divide en temáticas dependiendo del ambiente en el que se mueve cada relato: Casa, escuela, calle, trabajo, instituciones, cárcel, médico y diván. Los últimos apartados diría que incluso ganan en crudeza porque se adentran en temas menos visibles, aún si cabe, como las enfermedades mentales o la medicación y operaciones a las que algunas personas se someten, a veces, ni siquiera por propia voluntad. Me han horrorizado los relatos sobre el trato que algunos médicos ofrecían a personas intersexuales (Aprovecho para hacer un inciso personal, y si no habéis oído hablar nunca del término, podéis echar un vistazo a la maravillosa "XXY" de Lucía Puenzo).

 Otro ejemplo. La discriminación dentro de la policía, tanto de compañeros como del sistema en general:

La transformación viene cuando entiendan que son un servicio público, no un estatus y un privilegio. También están para trabajar para nosotros: Los maricas, las lesbianas, la comunidad gitana, las prostitutas, las personas negras, las musulmanas... y eso es lo que no acaban de entender. 

Poco que añadir, salvo la importancia de que todos aportemos nuestro granito de arena en construir una sociedad donde todos tengamos nuestro espacio. Y está en nuestra mano, porque hasta el más pequeño gesto puede originar un cambio. Ojalá llegue el día en el que no tengamos que demostrarle nada a nadie.

A ti, que estás al otro lado de la pantalla, te recomiendo ésta lectura. No solo es útil sino que además cuenta anécdotas y vidas tan dispares que es imposible aburrirse, y te aseguro que a todos nos va a sacudir alguna de ellas. Y educar. Merecían ser contadas, ¡Por supuesto! Para que los que están ahí fuera pasando por algo semejante sepan que no están solos, que existe una asombrosa diversidad en nuestra especie y todos somos válidos.





¡Cuervos días!
He de aquí otro de esos autores que necesitas leer pero que parece rehuirte... hasta que leí la premisa de "Los chicos de la Nickel" y supe que no podía seguir resistiéndome. Unos sucesos de dolorosa actualidad con los que estamos más familiarizados de lo que nos gustaría, pero aún así, la crueldad humana supera todo lo imaginable. Pasad, os cuento más.

"Desde pequeño, Elwood Curtis ha escuchado con devoción, en el viejo tocadiscos de su abuela, los discursos de Martin Luther King. Sus ideas, al igual que las de James Baldwin, han hecho de este adolescente negro un estudiante prometedor que sueña con un futuro digno. Pero de poco sirve esto en la Academia Nickel para chicos: un reformatorio que se vanagloria de convertir a sus internos en hombres hechos y derechos pero que oculta una realidad inhumana respaldada por muchos y obviada por todos. Elwood intenta sobrevivir a este lugar junto a Turner, su mejor amigo en la Nickel. El idealismo de uno y la astucia del otro les llevará a tomar una decisión que tendrá consecuencias irreparables."

Años sesenta. La academia Nickel es un reformatorio para chicos donde todos tienen algo que esconder. Dicen que son alumnos y no presos, que allí los harán hombres... pero lo cierto es que su director, miembro del ku klux klan, tiene un sistema de educación bastante radical donde no duda en recurrir a la tortura.

Elwood vivía con su abuela (Increíble mujer) y soñaba con completar sus estudios o manifestarse en las calles con sus amigos, siguiendo el camino de ídolos como Martin Luther King o Malcolm X. Pero todos sus sueños se ven truncados cuando por un macabro giro del destino termina siendo uno de los chicos de la Nickel. Allí tendrá que aprender a valerse si quiere sobrevivir.

Todos los delincuentes violentos, añadió Elwood para sí, estaban en plantilla.

La novela se basa en una historia real, lo cual la hace aún más escalofriante. Dentro de la Nickel hay un edificio al que llamaban "la casa blanca" donde, casi todas las noches, algún joven era sometido a terribles torturas como escarmiento por su comportamiento. Por supuesto, la segregación racial también estaba presente entre esas cuatro paredes y se hacía notoria en todo tipo de circunstancias. Desde el edificio donde vivían, al trato que recibían. Cuando había combates de boxeo, el deporte por excelencia en la Nickel, no se enfrentaban dos púgiles. Se enfrentaba un blanco contra un negro, y esos dos chicos de algún modo servían para representar a todos los que allí vivían.

Si querías salir de la Nickel había cuatro caminos. El más seguro, era ascender dentro de las cuatro categorías que se podían tener allí: Gusano, explorador, pionero y As. Si llegabas a ser As, ganabas tu libertad. Pero Elwood... él sabía que necesitaba encontrar otro camino. Escaparse era un suicidio, así que tendría que optar por una opción más radical. Hacer caer a la propia Nickel.

Nos encontraremos con circunstancias muy duras y personajes de todo tipo, desde buenos amigos a seres carentes de moralidad. Aunque diría que no llegué a empatizar con ninguno de los chicos, no siento que realmente se ahonde en el terror ni en sus sentimientos o que ellos sean el centro de la narración, como podría entenderse por el título de la novela. Lo que destaca es la denuncia social y la necesidad de impedir que atrocidades de este calibre se sigan cometiendo.

Poco puedo decir del estilo del autor, que ha ganado el premio Pulitzer nada menos que DOS veces. Prosa amena, precisa y pulida que no deja ningún cabo suelto en sus apenas doscientas páginas, todo un triunfo. A esa habilidad se suma su facilidad para acercarnos a la historia tanto si nos conmueve como si no. Dando voz a éstas prácticas mediante protagonistas de carne y hueso logra que el mundo agache la cabeza de la vergüenza. Hacen falta narradores muy buenos para ese cometido, y aquí tenemos uno que da la talla.

A través de sus tres partes, "Los chicos de la Nickel" es un viaje por uno de los muchos episodios oscuros de la historia americana y que aún así tiene un agridulce sabor a presente, como si el mal nunca pudiera ser extirpado. Por eso hace falta contarlo, mirar al diablo a los ojos e impedir que las atrocidades cometidas en el pasado resurjan creyéndose a salvo de la memoria colectiva.







¡Cuervos días!
Soy de las que suelen leer la novela antes de verse su adaptación, pero "siempre el mismo día" fue una excepción y es, desde hace años, una película que me encanta. Ahora por fin me he lanzado a leer la novela y conocer al detalle la historia de Dexter y Emma, una que he vivido como quien se reencuentra con dos viejos amigos.

"SIEMPRE EL MISMO DÍA es una historia de amor sin fecha de caducidad. David Nicholls, autor de DULCE DESPEDIDA, plantea un concepto muy original: tomar como referencia el día en que se conoció una pareja y observar a lo largo de veinte años, todos los 15 de julio, cómo se encuentra esa relación; qué cosas han cambiado para bien y para mal. Siempre el mismo día nos habla sobre el paso del tiempo y las dificultades para mantenernos fieles a nosotros mismos pero, sobre todo, nos relata una poderosa historia de amor."

Sí, ésta novela nos va a hacer mucho daño. Vas a vivir veinte años junto a sus dos protagonistas, compartiendo sus muchos baches, sueños rotos y deseos inconfesables. Pero por muy odioso que sea Dexter Morgan en algunos momentos o mucho que quieras gritar a Emma Morley por su tozudez... es un honor compartir ese tiempo con ellos, y dudo que puedas arrepentirte.

Ella quiere ser escritora, pero no tiene el arrojo suficiente para tirar toda su vida por la borda. Trabaja en un restaurante que odia, se enamora de hombres que no la aportan nada... en definitiva, la pobre es un desastre que va por la vida cuesta abajo y de cabeza.

Él es presentador de televisión, guapo, egocéntrico y manipulable. Cualquiera diría que era un joven con estudios y un futuro prometedor ahora que se pasa todo el día entre drogas y alcohol. Cree que su vida es envidiable, tanto que apenas tiene tiempo para los demás.

Pero ambos se conocieron mucho antes de ser esas dos personas rotas ocultas entre la multitud. Saben de sus miedos, de su auténtica esencia. Son mejores cuando se tienen cerca... y están irremediablemente conectados.

Te quiero mucho. Te quiero muchísimo, y es muy probable que siempre lo haga. Pero ya no me gustas. Lo siento.

Está escrito en tercera persona, pero alternando del punto de vista de Emma al de Dexter. Mantienen una correspondencia postal de lo mas útil para conocer sus pensamientos más profundos y la clase de personas que realmente son... o lo mucho que se valoran el uno al otro. Nadie apuesta por Emma tanto como Dex, ni siquiera la propia Emma. Mientras que ella parece ser la única que lo conoce de verdad, la única que intenta salvarlo de la espiral de vicios y adicciones en la que está sumergiéndose.

Por otra parte es una narración muy fluida y ágil, sin apenas descripciones y con muchísimos diálogos. Cada capítulo corresponde a un año, un 15 de Julio, por lo que tenemos muchísimos escenarios y acontecimientos. Se palpa muy bien la evolución en ambos protagonistas, con sus diferencias, sus luces y sus sombras. Quizá es el gran acierto de ésta novela. Ellos se bastan para sostener toda la trama, que va mucho más allá de cualquier contexto romántico que le queramos ver.

Aunque a quién voy a engañar, la sombra del amor siempre estará presente. ¿Podrían estar juntos si las circunstancias fueran otras?

Que nadie se lleve a engaño: En el libro hay drama, mucho. A medida que progresa vamos anticipando posibles finales y no todos nos van a gustar, pero os aseguro que seréis incapaces de soltarlo. Creí que un formato como éste se me haría bola, saltando de año en año y tan efervescente en sus descripciones... pero sin duda cuenta con dos ases que lo engrandecen y hacen irresistible. Personajes así hacen que ame la literatura.


La novela fue adaptada (Y en mi opinión, con una fidelidad magnífica) al cine con Anne Hathaway en el papel de Emma y Jim Sturgess en el de Dexter. Desde entonces soy incapaz de imaginar al dúo protagonista con otros rostros, creo que ambos captaron a la perfección la esencia de la historia y recomiendo su visionado tanto como la lectura del libro. ¡Y ese Edimburgo!

No, no me ha decepcionado. Está a la altura de la historia que me enamoró hace ya tantos años, y siempre es un placer reencontrarse con este par de viejos amigos. 







¡Cuervos días!
Había ganas de leer lo nuevo de María Oruña. Ésta vez la historia tiene lugar a dos tiempos, desplazándonos a Galicia para resolver un asesinato y una intrigante leyenda. Su mitología, sus fantásticos paisajes... toda la novela bebe de esa tierra, tan arraigada que es imposible no vivirla entre sus páginas.

"A comienzos del siglo xix, el doctor Vallejo viaja de Valladolid a Galicia junto con su hija Marina para servir como médico en un poderoso monasterio de Ourense. Allí descubrirán unas costumbres muy particulares y vivirán la caída de la Iglesia. Marina, interesada en la medicina y la botánica pero sin permiso para estudiar, luchará contra las convenciones que su época le impone sobre el saber y el amor y se verá inmersa en una aventura que guardará un secreto de más de mil años.

En nuestros días, Jon Bécquer, un inusual antropólogo que trabaja localizando piezas históricas perdidas, investiga una leyenda. Nada más comenzar sus indagaciones, en la huerta del antiguo monasterio aparece el cadáver de un hombre vestido con un hábito benedictino propio del xix. Este hecho hará que Bécquer se interne en los bosques de Galicia buscando respuestas y descendiendo por los sorprendentes escalones del tiempo."


Tras leerme la saga de Puerto Escondido no sabía qué me depararía María Oruña en ésta nueva historia... pero me atraía muchísimo su premisa, y me alegra no haberme equivocado. En "El bosque de los cuatro vientos" nos sumergimos en dos historias narradas en diferentes épocas pero un mismo escenario, Santo Estevo.

Por una parte conocemos a Jon Bécquer, detective de arte robado y profesor de antropología. Su viaje se inicia guiado por la leyenda de los nueve anillos de los obispos, pero se verá rápidamente alterado tras una muerte con todos los indicios de haber sido provocada.

Por otra, viajamos al pasado y conocemos a Marina Vallejo, una joven adelantada a su época que sueña con trabajar y aprender del oficio de su padre. Por desgracia en su camino se cruzarán los caprichos de un alcalde y su hijo, las brasas de una guerra civil e incluso el cólera.

Soy perfecta conocedora de las estrecheces del mundo y de los privilegios que me han alcanzado, Marcial. Y también sé que muchas miserias vienen arrastradas por los gastos y hambrunas de la pasada guerra y por las negligencias de nuestro rey.

No solo nos daremos un paseo por la historia de Galicia, también por sus leyendas. Lo innegable es que la autora ha querido rendir un homenaje a su tierra con ésta novela, donde es imposible despegar la narración o los personajes del terreno en el que se mueven.

Muchas de las leyendas y lugares que se nombran son reales, aunque se toma pequeñas licencias (Como el propio título de la novela) para redondear la historia y ser fiel a su narración. Al fin y al cabo, se trata de una novela por muchos matices que nos acerquen a la época que refleja.

Para entender las cosas hay que vivirlas. Es imposible explicar una leyenda.

Si en su saga viajábamos por Cantabria y resultaba imposible no querer conocer esos parajes, con ésta sucede algo similar. El entorno es muy importante, y quienes hayan estado en Galicia sabrán ver reflejado el carácter de sus gentes y la personalidad de su tierra. Incluso si nunca habéis estado, os garantizo que finalizaréis su lectura embriagados de morriña tras abandonar una maravilla de historia y unos personajes que logran calar hondo.

Marina y Jon, ambos me han parecido especiales y ninguna de las dos líneas temporales me ha cojeado, no ha brillado una por encima de la otra, algo que agradezco porque disfruté con mayor fluidez de cada capítulo. No le faltan misterios, personajes de intenciones dudosas, su agradecida dosis de romanticismo y un pequeño espacio para el debate.

Ni se hace densa, ni tiene un ritmo desequilibrado... y si no hay ningún defecto imperdonable que me vea obligada a remarcar, es ridículo tratar de buscarlo.

No podía saber que cada uno de aquellos vientos eran los precipicios, las crueldades y los soplos de fortuna de cada época, de cada historia. ¿Qué aires soplaría en cada una de las centurias del mundo, contra qué demonios y circunstancias tendría que luchar cada cual según el instante del tiempo en el que hubiese nacido? [...] Todos estamos a merced de los vientos y llegamos a ser lo que somos según nos atrevemos o no a caminar contra ellos.

Como curiosidad, decir que María Oruña se inspiró en Arthur Brand (El "Indiana Jones" del arte) para crear a Jon Bécquer, un personaje que sin duda me ha conquistado.

"El bosque de los cuatro vientos" ya es mi novela favorita de ésta autora y una que no me va a costar nada recomendaros puesto que me ha sabido a gloria. No tengáis miedo a perderos, porque muchas veces, ese es el camino correcto.