¡Cuervos días!
Aunque en España la conocemos sobretodo por su saga de "Las siete hermanas", Lucinda Riley tiene otros cuantos libros independientes que mantienen el estilo personal con el que ella escribe. Algunos aún no habían llegado traducidos a nuestro país, por lo que "El secreto de Helena" es un libro anterior a su famosa saga, que sin embargo jamás había estado en nuestras librerías hasta ahora.

"Dicen que los que se alojan en Pandora se enamoran.

Hace veinticuatro años, durante unas vacaciones mágicas en Chipre, Helena se enamoró por primera vez. Ahora regresa a Pandora, una casa hermosa pero en muy mal estado que su padrino le ha dejado en herencia, para pasar el verano junto a su familia. No obstante, la idílica belleza de Pandora esconde muchos secretos, secretos que durante años Helena ha sido capaz de ocultar a su marido, William, y a su hijo Alex, que, con solo trece años, se debate entre proteger a su madre o averiguar la verdad sobre su verdadero padre.

El delicado equilibrio de la vida de la protagonista se rompe cuando coincide por casualidad con su antiguo amor y su pasado y su presente chocan por fin. Helena sabe que su vida y la de su familia no será la misma en el momento en que los secretos de Pandora salgan a la luz."


Helena recuerda con añoranza el tiempo que pasó en Pandora, una maravillosa casa chipriota. Ahora, su padrino ha fallecido y la ha dejado ese idílico rincón a su nombre, por lo que decide irse de vacaciones con la familia... sin tener ni idea de que los secretos que ese lugar oculta están a punto de destaparse.

Casada con William, madre de tres hijos. Pero el mayor de todos nació antes de que la feliz pareja se conociera, por tanto tiene otro padre y Helena jamás le ha revelado su identidad. Por eso, volver al lugar donde todo empezó hace que Alex empiece a plantearse si alguno de los hombres de su entorno podría ser su verdadero padre: ¿Será Alexis, el atractivo amigo chipriota de su madre? ¿O tal vez Fabio, su compañero de baile? Pero Helena tiene sus razones para mantener ese dato en secreto, y me temo que no es lo único que se va a descubrir en lo que pretendía ser un idílico viaje cargado de recuerdos.

¡Porque no estarán solos! Pandora se va a llenar de visitas: Chlöe, hija de William en su anterior matrimonio, o la familia Chandler y los problemas sentimentales que arrastran ambos progenitores. ¡Por no hablar de sus hijos! Álex no soporta a Rupert y Viola, que además es hija adoptiva, se siente constantemente desplazada por los suyos. Por si fuera poco, la mejor amiga de Helena también decide trasladarse esos días a la bucólica casa, en la que, como podréis imaginar, el drama está más que servido.

La novela está narrada en primera y tercera persona ya que como suele ser habitual en Lucinda Riley, se divide en dos cronologías: Una corresponde a los diarios de Álex leídos por él mismo desde el presente, y la otra es la recreación de todos esos sucesos en aquel verano de hace diez años que estuvo plagado de revelaciones. Álex ha regresado por primera vez a Pandora, pero desconocemos los motivos exactos que le han llevado de vuelta hasta esa casa.

He disfrutado de una narración preciosa, una historia cargada de intrigas fiel al estilo que esperaba en su autora, aunque no tiene la complejidad de su saga actual y creo que es debido a que ésta la escribió antes de crear a "Las siete hermanas". Aún así, está plagada de misterios, romances, drama y ese toque mitológico que tanto parece gustarla.

Ahora bien, sí le tengo que poner una pega como un piano de grande. No me han gustado algunos de los fragmentos del diario de Álex, al que ni ser un niño le vale como justificación para las burradas que suelta: Que si se moriría de la vergüenza con un padre gay, que las mujeres buscan en su pareja cualidades "del macho" y "de la hembra" y que su padre es un 100% macho... y si como colofón el niño es superdotado y se las da de sabelotodo, tenemos una combinación letal. ¿Un hombre no puede ser sensible porque esa cualidad es innata del género femenino y por tanto las mujeres estamos locas al desear encontrarlo? Ridículo.

Por suerte es solo una pequeña apreciación personal que no ensucia para nada el disfrute de la verdadera historia (pero no podía callármelo) y aunque no me ha fascinado al nivel de otras novelas de ésta autora, sí puedo decir que se disfruta y lleva su inconfundible firma.

Pandora es un entorno casi paradisíaco al que te entrarán ganas de viajar después de leer ésta novela. Y es que la leyenda parece ser cierta: Todo el que va, se enamora. ¿Qué tendrá éste lugar que le hace tan especial? Me la voy a jugar: Creo que es la falta de pretensiones, la facilidad con la que todos se desprenden de su coraza y al llegar allí, se limitan a ser ellos mismos. Los muros caen, los secretos aparecen... y las almas se miran a los ojos por primera vez.






¡Cuervos días!
Tenía muchísimas ganas de leer lo nuevo de Carmen Mola, y no sólo porque disfruté como una enana con su debut sino también por todas las preguntas que "La novia gitana" dejó en el aire. La faja que acompaña al libro no miente: Ésta vez la historia es mucho más oscura... más extrema.
"Un día tórrido de verano la inspectora Elena Blanco, al frente de la Brigada de Análisis de Casos, irrumpe en la vivienda de una familia de clase media y llega hasta la habitación del hijo adolescente. En la pantalla de su ordenador se confirma lo que temían: el chico está viendo una sesión snuff en directo en la que dos encapuchados torturan a una chica. Impotentes, presencian cómo el sádico espectáculo continúa hasta la muerte de la víctima de la que, de momento, no conocen el nombre. ¿Cuántas antes que ella habrán caído en manos de la Red Púrpura?

La BAC ha estado investigando a esta siniestra organización desde que salió a relucir en el caso de «la novia gitana». Durante meses ha recopilado información de este grupo que trafica con vídeos de violencia extrema en la Deep Web, la cara oculta de la Red. Y a lo largo de todo este tiempo, Elena Blanco ha mantenido en secreto, incluso para su compañero el subinspector Zárate, su mayor descubrimiento y temor: que la desaparición de su hijo Lucas cuando no era más que un niño pueda estar relacionada con esa trama macabra.

¿Dónde está? ¿Quién es realmente ahora? ¿Y cuáles son los límites que está dispuesta a transgredir para llegar a la verdad?"


La historia continúa de "La novia gitana" (Reseña aquí) y aunque pueden ser leídos de forma independiente, os recomendaría empezar por esa para disfrutar al máximo de la experiencia. Os lo garantizo, ambas son una delicia y hasta me cuesta decidir cuál de las dos me ha gustado más. Dicho ésto, ahí va la reseña (Sin spoilers de éste o el anterior libro).

Nos reencontramos con Elena Blanco, inspectora de la BAC (Brigada de Análisis de Casos) y su equipo de la anterior entrega. Ésta vez, persiguen un objetivo mucho más oscuro: Desmantelar la llamada "Red Púrpura" que opera en la Deep Web vendiendo algo mucho peor que películas de contenido violento e ilegal. Ellos ofertan vídeos en directo, torturas reales y víctimas que aparecen muertas a los pocos días. Pero hay algo mucho peor que el nivel de violencia y perversión con el que comercializa ésta mafia. Os preguntaréis, ¿En serio hay algo peor? Me temo que si. Elena cree que su hijo podría formar parte de la organización, pero ni ella misma tiene claro si juega el papel de víctima... o es el verdugo.

Supongo que ya has oído lo que siempre se dice, que si a los diez minutos de estar jugando no has identificado al pringrado de la partida, preocúpate, eso es que el pringado eres tú.

Con un tono mucho más violento pero la misma tensión e intriga, Carmen Mola, el seudónimo tras el que se esconde ésta misteriosa autora (O autor) nos vuelve a meter de lleno por las calles de Madrid en compañía de la problemática y cada vez más desquiciada inspectora. Su investigación también les llevará a Canarias, donde Orduño conocerá a una mujer con la que pronto empieza a tontear y conocer que la vida es algo más que trabajar. Es algo que me gustó mucho, tener la posibilidad de conocer más a fondo esos personajes que hasta ahora habían quedado en segundo plano. También sabremos más de Chesca, y sobretodo de Ángel, que aunque dejó la comisaría de Carabanchel sigue siendo de lo mas útil por tener una manera de proceder tan diferente a la del resto del equipo.

En éste tipo de novelas es habitual encontrar múltiples sospechosos y diferentes sendas engañosas, y me alegra decir que una vez más se vuelve imposible saber qué nos deparará el desenlace de la historia. Hay demasiada gente implicada, coordinados para ser prácticamente invisibles. Pero la Red Púrpura no se construyó en unos pocos días, ni siquiera en años. Ha sido un proyecto en constante evolución que se remonta a sucesos más oscuros y recónditos de lo que nadie espera. El equipo de Elena deberá aprender a trabajar unido, a confiar los unos en los otros aunque todo apunte a que están siendo víctimas de sus propios demonios. Y la inspectora la primera: No confía en nadie y los está volviendo a todos en su contra con su constante mal humor y la infinidad de barreras que ha levantado entorno a su vida personal. ¿Es posible que su hermetismo termine por impedir la resolución del caso?

Nunca debiste parir a esa bestia.

Ni siquiera el nombre es aleatorio. La red púrpura hace referencia a un anillo... pero hablaros de él sería restarle parte de su encanto a una trama que se deja desmenuzar, que da giros de guión constantemente y nos sorprende con cada nuevo capítulo. Ese es sin duda su punto fuerte, la adicción que genera su lectura y lo imprevisible que se vuelve.

Bienvenidos a la cara menos bonita de la realidad, al lado oscuro de las personas. Muchos descenderán a los infiernos, pero pocos, muy pocos, saldrán de ellos y los que lo hagan, jamás volverán a ser los mismos. ¿Te atreves a resolver el caso?



¡Cuervos días!
La reseña de hoy me hace mucha ilusión porque se trata del primer libro de un ilustrador al que sigo desde hace tiempo, pero de manera involuntaria. Sus viñetas me salían por todas partes y siempre me encantaban sus poderosos mensajes, hasta que un día me animé a investigar y descubrí quién estaba detrás. Hoy es vuestro turno de conocerle. 


"Por fin 72 Kilos, uno de los ilustradores españoles más populares de las redes sociales, publica un libro con sus mejores viñetas, un libro repleto de seres humanos que piensan, sienten, dudan y aman como lo haces tú.

Las ilustraciones de 72 Kilos han conquistado los corazones de miles de personas en las redes sociales. Temas como el amor, los sentimientos y las dudas recorren el universo artístico de este dibujante, que por fin publica este esperado libro con una selección de sus mejores viñetas, incluyendo material inédito.

Las vidas que dibujamos es un maravilloso espejo de nosotros mismos."

72 Kilos es el seudónimo del publicista Óscar Alonso, que se propuso el reto de bajar de peso al tiempo que dibujaba una viñeta al día. En ellas siempre había mensajes contundentes, pero no de ese optimismo exacerbado que a mi personalmente me da alergia, sino mensajes realistas, burlas a situaciones dramáticas, conversaciones sencillas que esconden grandes verdades. Óscar no solo consiguió bajar de peso, sino que también hizo de esa cifra su referencia para dar a conocer sus viñetas.

Cada viñeta no podría ser más sencilla, apenas unas siluetas que insinúan formas humanas y un montón de líneas con las que hacer montes, montañas, nubes y sucedáneos. Me parece mágico que algo visualmente tan simple, logre un impacto tan poderoso. Desde luego, no es sólo por los dibujos: Las reflexiones que plantea nunca te dejan indiferente: El paso del tiempo, las distancias, las relaciones, la tecnología o redes sociales, la soledad, el miedo... todo en una fantasía de universo al que pronto pillas sentido y del que te vuelves adicto.


Creo que su éxito es ese: Son viñetas impregnadas de sentimientos, no de pretensiones. Su mantra constante es el influjo del tiempo y cómo nos afecta, desde nuestra forma de relacionarnos con los demás al comportamiento que desarrollamos hacia nosotros mismos. Por muy sencillas e inofensivas que parezcan creo que se esconden grandes consejos en éstas viñetas, escenas cotidianas pero con las que cualquiera, insisto, CUALQUIERA, se verá reflejado.

Una vez empiezas resulta imposible no querer hojear el libro entero, aunque he intentado dosificar para disfrutar cada día con unas pocas viñetas y que cale más hondo cada pequeño recuerdo, porque es rara la página donde no dejo una parte de mi. Incluye una viñeta en blanco y con los bocadillos vacíos para que saquemos nuestra vena creativa y escribamos lo que nos inspira, lo que está pasando en esa escena bajo nuestro criterio. 

No hay capítulos, ni va pasando de una temática a otra. Cada viñeta es un mundo (A veces de manera literal) y aunque sí que existen unos pocos personajes (El ovni de la contraportada, por ejemplo) son sólo homenajes que el autor se marca a distintas personas en su vida, para nosotros cada página puede ser leída como una historia diferente, sin orden, sin guión. Tanto si eres aficionado o no a los libros ilustrados, novelas gráficas, comics o cualquier tipo de trabajo que se le parezca, en "Las vidas que dibujamos" encontrarás algún recuerdo de tu propia experiencia y querrás seguir indagando en ellos. Estoy convencida.

¡Y es realmente pequeñito! Un tamaño perfecto para llevarlo a cualquier parte y leer una o dos viñetas en alguna parada a lo largo del día. Por si queréis haceros una idea o conocer mejor su tipo de contenido, aquí tenéis un breve vídeo donde os lo muestro:

Está publicado en tapa dura, con páginas bastante fuertes que han apurado desde la primera a la última, sin dejar siquiera la llamada "hoja de respeto" al principio y final del libro. Además respeta las dimensiones cuadradas con las que habitualmente vemos publicadas sus viñetas, y que le hacen aún más llamativo.

Me gustaría poder añadir algún "pero", supongo que por quejarme solo podría pedir que tenga aún más páginas, porque por lo demás es una maravilla de libro que no decepcionará a los que ya conocen sus viñetas, y que sin duda atraerá a muchos nuevos lectores. Para mi fue un descubrimiento casual mientras navegaba por redes sociales y sus viñetas me impactaron tanto que desde aquel momento me he aficionado a leerlas, así que era inevitable que éste libro acabara por llamarme la atención. 


La prueba de que no necesitamos perdernos en un mundo de apariencias y espejismos; nada es más poderoso que la realidad, por más simple que parezca. Lo más hermoso que jamás tendremos habita en nosotros.



¡Cuervos días!
No se me ocurre escenario más siniestro que un solitario fiordo noruego perdido en mitad de la nada. Es allí donde va a parar nuestra protagonista, aunque parece reticente a contarnos los motivos que la han llevado a emprender tan drástico cambio de vida. ¿Está huyendo de algo? Quizá el plan no la haya salido del todo bien: Todo apunta a que su nuevo jefe es, en realidad, la peor amenaza a la que jamás se ha enfrentado.

"Aceptar una enigmática oferta de empleo es la única salida que encuentra Allis Hagtorn para dejar su vida en suspenso durante un tiempo. Y su nueva vida la traslada a un aislado fiordo en el que pasará a encargarse de la casa y el jardín de un hombre misterioso: el silencioso y hosco Sigurd Bagge. Mientras esperan la vuelta de la esposa de Sigurd, entre él y Allis empezará a forjarse una relación obsesiva que irá más allá de las pocas palabras que se cruzan y de los muchos silencios que tiñen sus días. En una tensa y prolongada calma, los retazos del pasado de ambos empiezan a salir a la superficie. Como tallada palabra a palabra, El tribunal de los pájaros es un poderoso thriller psicológico que va forjando un crescendo que dejará al lector sin respiración."

Allis Hagtorn aceptó la oferta de empleo por motivos que, en principio, desconocemos. Ha dejado toda su vida atrás e incluso ha apagado su teléfono para permanecer completamente aislada, ilocalizable. Su único contacto humano será Sirgund Bagge, el hombre para el que trabajará de ahora en adelante. Pero nada en él parece normal. Huraño, silencioso, siempre encerrado en su misteriosa habitación y a la espera de una esposa que no parece ir a volver.

Su trabajo consiste en arreglar el jardín, cuidar de la casa, preparar la comida para Bagge... en otras palabras, ocuparse de que todo esté en orden mientras él se encierra y pasa infinitas horas trabajando. ¿Pero a qué se dedica? ¿Por qué es tan hostil con ella? Allis no puede evitar pensar que tal vez ha tomado una decisión precipitada, que aquel es el último lugar donde debería estar. Cada vez que visita el pueblo en busca de alimentos siente sus miradas, oye sus cuchicheos. Creen que es la amante de Bagge, o que pretende serlo. Todos la desprecian y parecen haber oído su nombre o visto su cara en las noticias. La conocen. Saben lo que hizo.

Por suerte para ella, la relación con Bagge se irá normalizando con el paso de los días y ambos empiezan a conocer cosas del otro, su pasado... sus secretos. Allis es una apasionada de la mitología nórdica y no duda en contarle algunas de las muchas historias que conoce, sobretodo su debilidad por Balder y cómo su muerte provocó el terrible Ragnarok.

¿La historia de Balder? Es triste y hermosa. Provoca el fin del mundo. Pero también posibilita que surja uno nuevo y mejor.

También Bagge tiene sus historias, como un sueño recurrente que le atormenta, un sueño del que Allis interpreta que vive atormentado por la culpa de algo terrible que ocurrió y no quiere revelarla, aún no. Bagge soñaba que un grupo de personas con terroríficas máscaras le juzgaban acusándolo de unos crímenes imperdonables. Lo declaraban un proscrito, un hombre sin honor, un Nidingrla manifestación mas vil del ser humano. Quizá haya algo de realidad en esos sueños.

La trama es lenta e introspectiva, ahondando en muchos detalles insignificantes que podrían desesperar a los lectores más impacientes. Por el contrario, creo que este ritmo ayuda a crear la tensión deseada por la autora: Angustioso, una normalidad que da miedo. Detrás de cada gesto parece esconderse un secreto. Largos días de soledad y eternos silencios en los que ambos parecen refugiarse, evitando que el otro reconozca la oscuridad que ambos poseen. Algunos lectores no soportarán lo denso que se puede hacer y otros querrán seguir leyendo para salir de ese pozo de angustia en el que logra introducirnos. ¡Allis, sácanos de esa casa ahora mismo!

En la novela se ensalza el poder sanador de la naturaleza, cómo un paraje aparentemente solitario puede ofrecernos la salida que estábamos buscando para todos los problemas que nos oprimen. Allis es incapaz de convivir con los demás, incluso muestra cierto desprecio hacia sí misma. Busca el perdón, la redención, pero desconoce cómo encontrarlos o si algún día estará preparada para retomar las riendas de su propia vida. Mientras tanto, ha decidido huir y entregarse a su propia terapia.

Expiación, culpa, remordimientos y supervivencia. Una angustiosa historia llena de misterios y preguntas que nos introducirán de lleno en la inhóspita soledad de una casa donde apesta a mentiras... y a muerte. Sobretodo a muerte.