¡Cuervos días!
Os traigo mi dosis de amor, aunque es uno muy particular. Porque si en el 14 de Febrero nos han convencido de que hay que hacer regalos, qué mejor que un libro. Precioso por fuera, inolvidable por dentro. A ver cuántas veces un flechazo ha dado tan buenos resultados.

"Muchos ven en Olympia Binewski un monstruo: es enana, albina, jorobada. Sin embargo, nada hay menos monstruoso que amar.

Y Olympia ama a Al y Lil, porque diseñaron cada una de sus malformaciones. Ama a Chick, su hermano pequeño, por su bondad infinita y su ingenuidad sin mácula. Ama a Elly y a Iphy, las siamesas, las más bellas y virtuosas pianistas. Ama a Arturo, el chico que nació con aletas allí donde debiera tener extremidades, más que a nadie en este mundo. Ama a Miranda, pese a que ésta no sabe que salió de su vientre. Tanto la ama que la seguirá allá donde vaya para que nada le falte. Ama a la señora Lick aunque sabe que no debe, pese a que esta invierte su fortuna en corregir a los monstruos como ella.

Los ama tanto que haría lo que fuese por protegerlos. Y a aquellos que la llaman monstruo, que la saltan con la mirada o le disparan atrincherados en aparcamientos, a esos también podría aprender a amarlos.

Un libro lleno de amor aunque terrorífico, que sacudió el panorama literario y se erigió novela de culto. La favorita de Kurt Cobain, Tim Burton y Douglas Coupland."

Los Binewski son las estrellas absolutas en la feria de "La fabulonia" y no hay quien lo ponga en duda: Cada cual tiene su rareza, son una familia con diversas malformaciones y está claro que a la gente es lo que le gustaba ver. Lo diferente. Pero hay mucho más tras bambalinas, donde su forma de vida ha pasado a ser casi una disciplina y a algunos les está convirtiendo en lo que nunca pensaron ser. Auténticos monstruos.

Al Binewski heredó el negocio de su padre, al que por cierto aún conservan como si sus cenizas fueran un ídolo religioso al que adorar. Se ha criado en la feria ambulante, es todo lo que conoce. Por eso lleva una vida de lo más extravagante junto con Crystal Lil, una mujer casi sorda, prácticamente ciega, con la que formar una familia es todo un deporte de riesgo. Quieren que sus hijos puedan ayudar en el negocio y por eso necesitan que el embarazo sea un festín de transgresiones, para buscar esos hijos deformes, raros, extraños... perfectos. Pero te equivocas si crees que ellos son los mayores lunáticos en ésta feria.

Los pobres seres repelentes que tengo a mis espaldas permanecen en silencio. Los he eclipsado. Pensaban utilizarme y avergonzarme, pero les venzo por naturaleza, porque un verdadero monstruo no se hace. Un verdadero monstruo nace.

Así es como nace Arty, llamado "Aqua boy" porque nació con aletas. Es ambicioso y egoísta, necesita ser la estrella y también de la adulación de los demás. Junto a él están las siamesas, Elly e Iphy, unas virtuosas del piano que además gozan de gran belleza. El pequeño es Chick, aunque hablar de lo que le hace diferente sería revelar más de la cuenta. Y todo esto nos lleva a Olympia, la verdadera protagonista y el alma de la familia. Es calva, albina, jorobada. Y el corazón se la desbordaría del cuerpo si no fuera porque su lealtad no conoce medida.

Ella ama a su familia, aunque especialmente a Arty. Lo sigue a todas partes, haría cualquier cosa por él. Lo protegería de los periodistas ineptos. Lo defendería ante las miradas de los extraños. Y desde luego, trataría de evitar que perdiera el juicio ahogándose en su propia avaricia. Pero su otro gran amor es Miranda, su hija, aunque la chica no lo sepa. Quiere protegerla a toda costa del mundo que ella conoce, ofrecerla una oportunidad. Las únicas "normas" (Así llaman a los que son... normales) en la feria son sus asistentas, trabajadoras a las que obligan a teñirse de pelirrojo para poder identificarlas.

¡Serás lela! Esto lo escriben los normas para asustar a los normas. ¿Sabes quiénes son esos monstruos y demonios y espíritus malignos? Tú y yo.

A éstas alturas no cabe duda de que estamos ante una historia transgresora y terriblemente original, repleta de giros, infinidad de dilemas y un arco argumental que se tensa hasta alcanzar cotas de dramatismo y violencia que no alcanzaríais ni a imaginar. Pero así son ellos, claro que sí. Pasionales y... desgarradores. ¿Si me ha gustado? Ha sido un inesperado descubrimiento que he disfrutado página a página como si de mi serie favorita se tratara. Pasan tantas cosas que era imposible enfocarlo de otra manera, siempre me sorprendían con algo nuevo. Es rara, es muy rara. Pero quizá ser tan diferente es lo que lo hace especial.

Un inquietante universo de terror gótico donde se refugian sectas de perturbados adeptos a una cultura enfermiza. Cualquiera podría caer en su embrujo con tan solo buscar algo diferente, algo que escape de lo mundano y les ofrezca una fantasiosa vía de escape. Porque a veces el eslogan es tan poderoso que ni siquiera te cuestionas una alternativa.

Presentada en tapa dura, en una edición preciosa diseñada para llevarte de cabeza a las entrañas de la feria. La ilustración de las siamesas es un grabado de Laia Arqueros.

Bienvenidos a un mundo de fantasías y engaños donde todo parece posible y nada es como parece. Bienvenidos a la familia de monstruos más cautivadora de todas. Bienvenidos, pues, a la feria de las monstruosidades. No olviden volver.

¡Cuervos días!
Menuda historia la que os traigo hoy, adictiva se queda corto... y si no os suena el nombre de la autora estáis perdonados, porque es su primera novela. O más bien no. Carmen Mola es un seudónimo, no se sabe quién podría esconderse detrás. Pero dejando a un lado el misterio que ésto genera, juzguemos la obra como más me gusta hacerlo a mi, que es por lo que cuenta. Y cómo lo cuenta.


"En Madrid se mata poco», le decía al joven subinspector Ángel Zárate su mentor en la policía; «pero cuando se mata, no tiene nada que envidiarle a ninguna ciudad del mundo», podría añadir la inspectora Elena Blanco, jefa de la Brigada de Análisis de Casos, un departamento creado para resolver los crímenes más complicados y abyectos.

Susana Macaya, de padre gitano pero educada como paya, desaparece tras su fiesta de despedida de soltera. El cadáver es encontrado dos días después en la Quinta de Vista Alegre del madrileño barrio de Carabanchel. Podría tratarse de un asesinato más, si no fuera por el hecho de que la víctima ha sido torturada siguiendo un ritual insólito y atroz, y de que su hermana Lara sufrió idéntica suerte siete años atrás, también en vísperas de su boda. El asesino de Lara cumple condena desde entonces, por lo que solo caben dos posibilidades: o alguien ha imitado sus métodos para matar a la hermana pequeña, o hay un inocente encarcelado.

Por eso el comisario Rentero ha decidido apartar a Zárate del caso y encargárselo a la veterana Blanco, una mujer peculiar y solitaria, amante de la grappa, el karaoke, los coches de coleccionista y las relaciones sexuales en todoterrenos. Una policía vulnerable, que se mantiene en el cuerpo para no olvidar que en su vida existe un caso pendiente, que no ha podido cerrar.

Investigar a una persona implica conocerla, descubrir sus secretos y contradicciones, su historia. En el caso de Lara y Susana, Elena Blanco debe asomarse a la vida de unos gitanos que han renunciado a sus costumbres para integrarse en la sociedad y a la de otros que no se lo perdonan, y levantar cada velo para descubrir quién pudo vengarse con tanta saña de ambas novias gitanas."


Aviso de entrada que éste es un libro para los amantes de la novela negra, o dicho de otro modo: Es una historia dura y no apta para todos los estómagos. Sé que algunos de los que me leéis os bajaréis en ésta parada, pero aún así os animo a conocer mejor ésta historia en una reseña libre de detalles escabrosos. 

Susana Macaya ha aparecido asesinada en siniestras circunstancias: Del mismo modo en el que ya mataron a su hermana, pero el presunto asesino de aquella vez está en prisión. ¿Nos encontramos ante un imitador... o se equivocaron de hombre? Desde luego la investigación no pinta nada bien para Elena Blanco, inspectora de la BAC encargada del caso. Deberá ir con pies de plomo, ya que cualquier error repercutirá de manera irreparable sobre la reputación de su equipo.

Por decisión propia, Elena decide contar con la ayuda del ambicioso subinspector Ángel Zárate, un chico joven y de talento que sin embargo carece de disciplina y para el que el fin justifica los medios. El choque entre ambos es inevitable, pero también salta a la vista que tienen dos formas de trabajar opuestas muy útiles para descifrar un crimen como éste. Además, Ángel conoce de cerca el caso y su interés va mas allá de lo profesional. Fue su mentor quien encerró a Miguel Vistas, el presunto asesino de la primera novia gitana.

¿Sospechosos? Como siempre, la familia. En este caso además se trata de una familia gitana, por lo que algunos policías se escudarán en éste dato como excusa suficiente para desconfiar de ellos. Los quieren hacer ver culpables y no atienden a razones. ¿Pero realmente lo son, o están tan ciegos de odio que se niegan a buscar la verdad? ¿Es más prioritario tener a quien culpar que dar con el verdadero culpable?

Yo no he matado a Lara. La he ayudado a renacer.

En la novela pende constantemente un segundo hilo argumentativo, y es que en sus ratos libres Elena se dedica a beber grappa y... a realizar fotografías. ¿Qué busca? ¿Qué la mantiene en ese constante estado de ansiedad? A medida que avancen las páginas, iremos conociendo más detalles de su pasado y el terrorífico secreto que arrastra consigo.

Su construcción me ha parecido brillante. Engancha desde el principio, muestra numerosos giros, personajes interesantes que se cruzan y chocan entre sí, traidores, mentes tan perversas como inteligentes, verdaderos depredadores y personas atormentadas que cargan con demasiado peso a sus espaldas. Fui sospechando de unos cuantos y eso para mi es lo más delicioso de un thriller, la expectación. No se quién se esconde detrás del seudónimo de "Carmen Mola" pero he disfrutado de la novela hasta el punto de no sentir auténtico interés por descifrarlo. Sólo quería perderme en la historia y encontrar esa especie de justicia con la que deseamos que acaben este tipo de novelas. Porque es oscura. Es muy oscura.

La editorial ya ha anunciado una continuación para éste mismo año, aunque en éste caso estoy segura de que no podremos hablar de novelas independientes. Es indispensable leer a "la novia gitana" para ahogarnos en ese aterrador final, tan arriesgado que aún me pregunto de dónde sacó el valor su autor o autora para escribirlo. Y si llegas hasta ahí, te aseguro que necesitarás leer esa segunda novela. Yo estoy contando los días, aunque aún no sé si estoy preparada para lo que me espera.

Una novela subversiva sin miedo a arriesgar que bebe de los autores más crudos del género. Le funciona. Hay una melodía entre sus páginas que te hipnotiza. Necesitarás llegar al final, y sólo entonces, descubrirás que no ha hecho más que empezar.





¡Cuervos días!
Muchas veces me pregunto de dónde salen los más fascinantes personajes, hasta sus villanos. ¿Son imaginados... o se basan en algo más cercano? ¿Se inspiran en la realidad? Y de ser así... ¿Hasta qué punto están conectados? Puede que el verdadero personaje no exista entre las páginas de ningún libro o guión. Quizá, esas figuras tan realistas y terroríficas, habitan más allá de ellas. Entre nosotros.

"Diego Arce es un reconocido escritor de novelas de misterio que no atraviesa su mejor momento. Desde la publicación de su primera novela, que lo catapultó a la fama, no ha conseguido reproducir el mismo logro y, después de muchas presiones y de otros tantos fracasos literarios, accede a los ruegos de su editor para resucitar en una nueva entrega al personaje al que debe su éxito: un psicópata apodado «el Monstruo» que secuestraba a niñas en la Barcelona modernista.

Pero una noche, mientras Diego y su mujer asisten a una fiesta, alguien decide llevar la ficción a la realidad y revivir al Monstruo secuestrando a la hija de Diego, Ariadna, de siete años, y en un juego macabro, proponer a Diego tres pruebas que deberá superar en directo a través de internet, si quiere recuperar a su hija. Comienza así una terrible carrera en doble dirección para descubrir quién está detrás del secuestro. Al mismo tiempo que debe demostrar al mundo hasta dónde es capaz de llegar para salvar a su hija, Diego también tendrá que reconstruir su vida, con la ayuda de su mujer y del inspector Gerard Rocamora, para descubrir en su pasado quién puede desearle tanto mal.

Una historia sobre los terrores y fantasmas de la infancia y cómo se proyectan hasta el hombre adulto.

Una historia de superación, de amor y de enfrentamiento a nuestros miedos más profundos."

La novela negra es un género difícil de renovar, donde todo parece inventado. Por eso necesitaba arrancar atribuyéndole su merecido reconocimiento a ésta historia, por proponer algo nuevo e impredecible en su trama. ¿Imaginas que tu propio personaje escapara de la novela que has escrito para culminar la obra que dejó inacabada? Y para ello debe secuestrar a una niña... tu hija.

Lo de Diego con su mujer, Laura. fue un auténtico flechazo. Lleva años intentando ser el hombre perfecto para ella, el padre perfecto, el hombre que la haga feliz. Guarda algún que otro secreto, pero no es para tanto. ¿No los tenemos todos? Por ejemplo, nunca la ha contado de dónde salió "El monstruo", ese personaje gracias al cual su novela triunfó por todas partes hace ya nada menos que diez años. En ella, un cirujano bastante perturbado secuestraba a niñas de siete años en la Barcelona modernista y sometía a sus padres a tres pruebas. Si las superaban, se las devolvería. De lo contrario... ellas sufrirían las pruebas, y después las mataría. Ningún padre logró superarlas. Quizá por esto, cuando Diego vuelve a casa y encuentra el cuarto de su hija vacío salvo por un siniestro sobre y una carta de su propio personaje, teme lo peor.

Alguien ha decidido hacerse pasar por mi personaje y jugar conmigo al macabro juego que yo mismo inventé.

Exacto, Diego. Es tan aterrador como suena. Y aunque confío en que eres un buen padre, salta a la vista que ni tú mismo estás seguro de ir a ser capaz de cumplir con esas tres pruebas, así que más nos vale confiar en el inspector Rocamora y su equipo para rescatar a la pequeña antes de que se produzca el indeseado desenlace.

Sospechosos no faltan, y es otro de los puntos emocionantes de la historia: Explora bien todas sus posibilidades para que nadie se salve de nuestra suspicacia. ¿Sería Anita, que limpia en casa de los Arce y tenía la llave de la casa? ¿O Helena, la mejor amiga de Laura, que desprecia a Diego con todas sus fuerzas? Aunque quizá fue Héctor, el hermano de Diego. Dicen que ni se hablan. Ah, ¿Y qué me dices de Julián Bassol, el ex novio de Laura? Tenía una obsesión enfermiza con ella, hasta el punto de jurar que no soportaría verla con otro. ¿Y qué tal algún antiguo alumno de Diego? Parece ser que alguien se suicidó después de asistir a sus clases... motivo suficiente para guardarle rencor.
El mal devasta todo a su paso como un torrente salvaje. ¿No ha visto las redes sociales, la televisión? La gente odia, teme y adora al Monstruo a partes iguales. El mal salpica con su podredumbre incluso a los que miramos desde la orilla.

La novela cuenta a su vez con dos historias, ya que entrelaza la narración del drama que está viviendo su protagonista con la auténtica novela que él escribió, "Sangre y Ámbar". Ésto nos acercará mucho más a la historia que ahora parece estar cobrando vida, a su terrorífico villano y al posible destino que puede depararle a la hija de Diego.

Es una historia que atrapa y que pese a su extensión cuenta con un buen hilo conductor, aunque al final creo que ha cedido cierto realismo para aumentar la tensión de esas últimas páginas. Aún así, es de esas novelas que se devoran sin que puedas soltarlas, con un antagonista que te acechará por las esquinas y me atrevería a decir que incluso ahonda en ese placer morboso de nuestros días en los que medios y espectadores se recrean con el sufrimiento ajeno como si de un espectáculo se tratara.  Da que pensar.

Para ser su primer thriller, está claro que aprueba con muy buena nota.  Un abrazo al cuello que te dejará sin aliento, tratando de dar respuesta a un acto tan inhumano que invocará a fantasmas del pasado. El monstruo vive, existe, es real.







¡Cuervos días!
La publicación que os traigo hoy es un tanto especial y como tal, quiero reseñarla. Puede ser un libro, y a su vez es otra cosa. Es una pieza artística, una obra que se reinventa, que destaca por su belleza y por ser diferente a todo lo demás. Seguro que si lo veis en librerías, a éste o alguno de sus ocho hermanos, no podréis resistiros a echarles un vistazo. ¿Os doy un adelanto?

"La pasión y la rebeldía definieron en gran medida a la poeta americana Emily Dickinson. Nuestro pájaro interior es vulnerable pero en su fragilidad está su fuerza. 



Paula Bonet ilustra el poema de Emily Dickinson Tengo un pájaro en primavera aportando una mirada propia, una dualidad entre aquello que es frágil y se rompe, y nos rompe y la capacidad de seguir escuchando sus melodías y seguir en la espera más serena y apasionada. 
La poesía nutre nuestras almas. En el mundo de hoy sigue siendo tan necesario como siempre lo ha sido o incluso más. Este acordeón contiene una antigua melodía, un pájaro que vuela, y que siempre vuelve."


Se trata de un libro en formato acordeón (Desplegable) con una sobrecubierta que le sirve de envoltura. Además de su originalidad, forma parte de una colección de 9 acordeones que aúnan texto e ilustraciones de una manera bellísima y que destinarán el 10% de los beneficios para un proyecto social. El que yo os traigo es "Tengo un pájaro en primavera", donde se encuentran la voz de Emily Dickinson con las imágenes de Paula Bonet.
Emily Dickinson fue una de las más grandes poetas estadounidenses, aunque éste libro no puede ser clasificado como poemario. Primero, por su brevedad, porque sólo incluye algunas líneas de uno de sus poemas. Y segundo, por el formato. Está ilustrado con imágenes y figuras que alumbran cada palabra, que hacen de él un placer artístico mucho mas allá de lo meramente literario.


Os invito a descubrir éste y el resto de sus compañeros de colección, ya que no podía evitar mencionarlos. Cada uno pertenece a unos autores distintos, diferentes colaboraciones para diferentes temáticas pero todos con una presentación inmejorable. Los podéis echar un vistazo en la tienda de la editorial, desde AQUÍ.

Para un vistazo más a fondo del acordeón, os dejo un pequeño vídeo donde podéis verlo por dentro:




Para los amantes del diseño, las artes gráficas, la poesía, la belleza en forma de expresión artística y sobretodo para los que ya sean seguidores de alguna de las dos autoras, es sin duda todo un regalo. Un tesoro a muy buen precio.