¡Cuervos días!

Vikingos, guerras de clanes, un personaje femenino que barre con todo lo que se la pone delante, algo de amor, una invitación a la reflexión... ¿Podría una novela juvenil tener mejor pinta? Adrienne Young ha escrito un libro que mezcla todos estos elementos y resuelve con gran acierto los conflictos (Y son unos cuantos) que plantea. Una aventura salvaje.


"Eelyn, criada para ser una guerrera, es una joven que lucha junto con sus compañeros de clan en una disputa ancestral contra el clan de los Riki. Su vida es brutal pero sencilla: pelear y sobrevivir. Hasta el día que ve lo imposible en el campo de batalla: A su hermano, luchando con el enemigo, el hermano al que vio morir cinco años atrás.

Enfrentada a la traición de su hermano, tiene que pasar el invierno en las montañas con los Riki, en una aldea donde cada vecino es un enemigo y cada herida de batalla, una herida probablemente causada por ella. Pero cuando la aldea Riki es asaltada por un clan despiadado y supuestamente legendario, Eelyn se siente más desesperada por regresar con su querida familia.
No le queda otra alternativa que confiar en Fiske, el amigo de su hermano, que la considera una amenaza. Tienen que hacer algo imposible: unir a los dos clanes para pelear juntos o correr el riesgo de que los asesinen uno por uno. Motivada por el amor a su clan y su creciente amor por Fiske, Eelyn debe enfrentar su propia definición de lealtad y de familia mientras se arriesga a poner su confianza en la gente que odió durante toda su vida."

Éste es el debut de su autora y se trata de un libro individual, con principio y final (Aunque ya ha anunciado que planea expandir el mundo que ha creado en ésta novela, con una historia que la complemente). Se agradece que no forme parte de una saga, algo tan habitual en el género fantástico.

Eelyn es del clan de los Askas y toda su vida ha creído que el clan de los Riki son el enemigo, despiadados asesinos con los que viven condenados a una eterna guerra. Todo cambiará cuando en mitad de un combate crea reconocer la figura de su difunto hermano Iri, combatiendo al lado de los Riki. Nada podía ser más humillante que acabar siendo esclavizada por el clan rival, aunque en realidad sea una estratagema de su hermano para conseguir que la perdonen la vida. Desde dentro, Eelyn irá conociendo las formas de vida de aquella gente... y poco a poco sus ojos se abrirán ante una aterradora realidad.
- Estás viendo la verdad. Veo lo que estás pensando, todos los días.
- ¿Qué verdad?
- Que ellos son iguales que nosotros
Si hay algo que disfruto mucho en las novelas fantásticas, es ver semejanzas con nuestro mundo que no las hacen tan distantes o ajenas como pudiera parecer. El enfrentamiento entre estos clanes vikingos los convierte en enemigos incapaces de reconciliarse. ¿Pero qué ocurre cuando un tercer enemigo mucho más legendario y peligroso amenaza las vidas de todos ellos? Eelyn tendrá que elegir entre su lealtad o confiar en los que siempre han sido sus enemigos, llevarlos hasta sus tierras... y esperar que ambos clanes decidan aliarse para pelear juntos, como uno solo.

El líder de cada clan recibe el nombre de "Tala" y son bastante estrictos con todos los que llegan a sus tierras. Ellos son los que confían más que nadie en las tradiciones y sus dioses, y cada clan venera a uno diferente. Para los Aska el mayor dios es Sigr, mientras que los Riki le rezan a Thora. Ni siquiera sus religiones parecen ponerse de acuerdo, aunque el lector pueda apreciar que ambos clanes son idénticos y viven enfrentados por los errores del pasado.

Ond Eldr. Respira fuego.

He leído críticas por la forma en que queda reflejada su protagonista: Es una guerrera terca, independiente, ruda. Y de pronto ves cómo se resquebraja y pasa gran parte de la novela queriendo llorar, cuestionándose sus ideales, todo cuanto ha conocido en su vida. ¿De verdad creéis que llorar hace que Eelyn deje de ser una luchadora? Porque para mi es ahí donde se produce la evolución del personaje, está chocando contra un muro y descubriendo que toda su vida ha vivido engañada. Por eso está frustrada. Por eso llora. Se siente perdida y para colmo es rehén del clan enemigo, donde unos quieren matarla (Lógico) y otros pocos la han acogido en su hogar como a una igual. ¿No os parece una situación para volverse loca? ¿Que tu enemigo demuestre más compasión que tú? Personalmente he visto un gran desarrollo en su personaje y es justo lo que la hace admirable. No es una heroína capaz de arrasar con todo sin pestañear, carente de humanidad o realismo. Es una mujer vulnerable y creo que ahí precisamente reside su fuerza.

Sí que existe el romance, cómo no, pero está bien hilado entre el resto de historias que se producen a lo largo de la novela y no roba protagonismo al conflicto interior de Eelyn o la devastación que rodea a ambos clanes cuando descubren que ambos están siendo masacrados. Fiske es un chico joven de mentalidad renovada que se atreve a cuestionar las ideas de su clan, se hace amigo íntimo de Iri y por él se juega la vida en incontables ocasiones, tanto que protegerá a su hermana Eelyn a toda costa. Tampoco se quedan atrás su hermano pequeño o su madre, grandes culpables de que Eelyn empiece a cuestionarse si son una excepción o su clan no es tan perverso como se lo habían descrito.

Quizá es criticable que ella se enamore de su captor, pero no creo que podamos hablar de "síndrome de Estocolmo" cuando ella sabía desde un principio que es una prisionera "de pega", que sólo aparenta ser su rehén de puertas para fuera. Me parecería triste centrarme en esos detalles y obviar lo más importante que aporta ésta novela: Cómo personas aparentemente contrarias pueden razonar y encontrar las similitudes entre sus pueblos que siempre existieron y se negaron a ver. ¿Qué otra opción les queda? Aunque el padre de Eelyn no perdonará fácilmente: Han capturado a su hija y perdió la lealtad de su hijo hace ya diez años, uno al que ha llorado y dado por muerto hasta ahora. ¿Estará dispuesto a dar su brazo a torcer... o sus diferencias con el clan Riki son irreconciliables?

He intentado mencionar los puntos débiles que quizá le he visto, porque por lo demás es una novela que he disfrutado muchísimo por cómo está construida, la evolución de los personajes y ese cambio de ambientación fresco y necesario. Además mencionar que está valorado como uno de los mejores libros del año 2018 en Goodreads.

Épicas batallas entre vikingos, enemistades legendarias, un romance prohibido y personajes fuertes allá donde mires. Si te gustan las novelas de aventuras, pasar un buen rato y sufrir con el destino que pueda esperar a los personajes... es para ti.








Participo en:

¡Cuervos días!

Hoy os traigo un libro muy humano y lleno de crudeza, retrato de la sociedad más maltratada. Un entorno con diferentes tipos de monstruos e injusticias que sólo se resolverán si todas las partes implicadas aceptan escucharse. ¿Es posible?

"Una empresa necrófaga hambrienta de inmuebles ajenos. Una anciana indefensa que recoge lo que la ciudad detesta. Un joven ultra de ojos violentos que aborrece lo que la sociedad representa. ¿Puede al final el odio transmutarse en ternura? ¿Pueden las zarpas alguna vez acariciar?

Novela urbana que aborda temas de actualidad como la marginación, la violencia de género, la soledad de la vejez y el desprecio de los jóvenes hacia las personas mayores, Perro ladrando a su amo es, a juicio del jurado del VII Premio de Novela Corta Fundación MonteLeón, «una construcción poliédrica con una muy acertada presentación de unos personajes muy bien integrados en la trama, y en un hábitat urbano donde todos confluyen"


Éste es mi segundo contacto con una novela de Javier, desde su "Manual de pérdidas" (Reseña aquí) con el que quedé gratamente impresionada. En éste caso se trata de una novela más oscura pero, al igual que aquella, refleja nuestra sociedad con un profundo realismo. Son personajes que no parecen tener nada en común y sin embargo están irremediablemente ligados entre sí: Todo sería mucho mas fácil si existiera un entendimiento entre ellos, pero parecen condenados a chocar por sus marcadas diferencias. 

Casilda fue víctima de malos tratos y desde entonces vive en la más atroz soledad, incomprendida por sus vecinos, perdida en sus propios recuerdos y acumulando basura como único compromiso con la vida. Eduardo es un universitario atrapado entre dos mundos, perteneciente a un grupo de ultras donde cada conflicto encuentra una solución mediante la violencia. Hasta que su camino se cruza con el de Casilda y un fuerte sentimiento de simpatía se apodera de él. Le recuerda demasiado a su abuela, así que se compadece y decide ayudarla a organizar todas las cartas que tiene acumuladas y que la mujer no comprende... así es como descubre que, a menos que encuentre una solución inmediata, la anciana va a ser desahuciada.

Cada personaje tiene su espacio en la novela, capítulos únicos que nos permiten conocerlos a fondo y descubrir cómo son en realidad hasta que se produce ese momento inevitable en el que todos chocan y se conocen, porque la realidad les ha llevado a un mismo desenlace y nadie va a poder evitar posicionarse.

Quizá el arranque se hace algo más lento, hasta que conoces a todos los personajes y ves hacia dónde se dirige la historia: Forzar el encuentro, un choque de mundos que nada tienen en común y que parecen imposibles de conectar pero que, sorprendentemente, crean un maravilloso conflicto que no nos deja indiferentes. Me ha gustado mucho que plantee situaciones inimaginables y aún más, que lo resuelva de un modo tan imprevisto. Toca temas complicados y sale airoso de ellos. Es de valorar esas ganas de mostrar algo nuevo, arriesgar y sacar una novela que pese a su brevedad, consigue que conectes con sus personajes.

Esas personas sin voz, esas injusticias escondidas tras puertas cerradas. La violencia más visceral y el silencio más amargo. "Perro ladrando a su amo" lucha contra los estereotipos y es una lectura que se disfruta y se sufre por igual, por lo cercana que se siente.




Participo en:



¡Cuervos días!

Os traigo una reseña libre de spoilers y con una opinión sincera sobre mi última lectura... aunque ahora que lo pienso, son dos cosas que hago siempre. Pero en éste caso ha habido mucho movimiento pidiendo respeto y que nadie destroce los secretos del libro, así que me anticipo para daros la tranquilidad de saber que podéis leerme sin miedo a enteraros de algo. Así, a lo loco. Que algunos libros molan más cuando no tienes ni idea de lo que esconden.

"Antonia Scott es especial. Muy especial.

No es policía ni criminalista. Nunca ha empuñado un arma ni llevado una placa, y, sin embargo, ha resuelto decenas de crímenes.

Pero hace un tiempo que Antonia no sale de su ático de Lavapiés. Las cosas que ha perdido le importan mucho más que las que esperan ahí fuera.

Tampoco recibe visitas. Por eso no le gusta nada, nada, cuando escucha unos pasos desconocidos subiendo las escaleras hasta el último piso.

Sea quien sea, Antonia está segura de que viene a buscarla.

Y eso le gusta aún menos."
Lo que hace que éste libro sea el perfecto regalo para éstas navidades no es ni lo conocido que es su autor, ni la asombrosa promoción que está recibiendo. Lo real, lo auténtico e impagable, es que la gente (Donde me incluyo) se lo está devorando en apenas días porque no puedes resistirte a la curiosidad.
Quieres más, pero aún no sabes nada. Debes leer. Hasta el final.

En mi caso era la primera novela que leía de Juan Gómez-Jurado y por muy bien que hablen de alguien, necesitas leerlo por ti misma para descubrir si todo es humo o realmente hay un autor muy afín a tus gustos literarios que te has estado perdiendo durante años. En mi biblioteca ya le tengo echado el ojo al ejemplar de "Cicatriz", con eso lo digo todo.

¿Cómo hacer una reseña sin explicar quién es ésta "Reina Roja" y sin embargo hacer justicia a mi experiencia como lectora? para empezar necesito decir que fue una lectura conjunta con Carol, de "Etérea Sanguez", (Os animo a leer su reseña) y  puedo aseguraros que las dos estuvimos comentando cada mínimo avance, muy perdidas, compartiendo sospechas, odiando a algunos personajes... en definitiva, adictas. Muy adictas. Es de esos libros que una vez acaban, aún sigues rumiando en busca de algún detalle que pasaras por alto, información adicional, pistas... un libro que no acaba realmente, porque tú no dejas que te abandone. Se te queda dentro.

Aunque he descubierto uno de sus secretos: La fórmula está en sus capítulos. Son capitulos con constantes cliffhanger, todos acaban con alguna incógnita en el aire para que sientas la necesidad de leer "sólo uno más". Y lo peor es que nunca sabes más que los personajes y esa angustia te incita a seguir leyendo para conocer sus motivaciones. Cortos, de apenas unas páginas. Imposible decirles que no.

La novela nos presenta al magnético personaje de Antonia Scott y contará con la necesaria ayuda de Jon Gutierrez, aunque a ella las personas la gustan más de lejos. Juntos tienen mucho que decir, y aún más que descubrir. Forman un tándem que equilibra dos personalidades tan diferentes como adictivas.

Si algo puedo revelar es que me ha encantado encontrar personajes muy completos y con ideas muy variadas, generando la sensación de estar inmersos en un mundo real donde todo tipo de posturas tienen cabida pero a su vez hay, como debe ser, un debate interno. Una lucha entre el bien y el mal, entre lo moral, lo correcto, entre Alicia y el conejo blanco. Cuestionarse cosas mientras vas leyendo es toda una aventura, una de las más agradecidas como lector.

Mención a parte, de lo poco que sí se puede desvelar, es esa preciosa colección de "palabras imposibles" que nos regala el autor, aquellas que reflejan sentimientos bellos e intraducibles al castellano y que por tanto conservan la esencia del lenguaje en el que están escritas.

El "hype" con ésta novela estaba por las nubes y yo temía ir a quedar decepcionada cuando la leyera, pero me alegra que ésta vez no haya sido así. Merece el reconocimiento que se la ha dado y es que no siempre tengo el privilegio de perderme en una historia tan bien contada.

Así que... ¿De qué va Reina Roja? Es un secreto tras otro, una búsqueda indiscutible con un final de los que no dejan indiferente. No sé si es lo mejor de su autor ya que no tengo con qué comparar, pero desde luego es ESA clase de libro que una vez acabado deseas releer, o disfrutar con la ignorancia de la primera vez y por supuesto, recomendar y dejar que otros lo saboreen con el mismo desconocimiento que lo hiciste tú. ¿Os sirve de aperitivo?
¡Cuervos días!
A los que os suene el pseudónimo de @SrtaBebi seguramente sea de seguirla en redes sociales o haber leído alguno de sus libros de poemas. Ahora, por primera vez, se lanza con una novela tan dura y directa como siempre son sus palabras, dispuesta a dejar un mensaje que cale hondo en todo aquel que la lea. ¿Pero... triunfa en éste cambio de registro? Éstas son mis impresiones.
"K tiene 19 años y una vida un tanto peculiar. Cuando su padre es asesinado en un ajuste de cuentas, se ve obligada a compaginar sus estudios con un trabajo muy poco convencional: el de recepcionista y chica de los recados en un local de alterne clandestino. Bajo la amenaza de los proxenetas y la asfixia de la deuda, vivirá de cerca los horrores que el sistema de la trata de mujeres conlleva. La experiencia la llevará a gestar una metamorfosis que marcará su paso de la adolescencia a la edad adulta.
Las mujeres que allí conoce y la violencia intrínseca al mundo criminal —que también sentirá en sus propias carnes— hará que comience a pensar en defenderse. Para ello acudirá al club de boxeo de Ram, un chico al que la violencia de género también le ha marcado la vida. Pese a las corazas que ambos portan, la curiosidad de este le llevará a interesarse y preocuparse por ella hasta hacerla pensar que quizá sí existan los hombres que aman a las mujeres.
Pero un desafortunado suceso hará que las luces de neón comiencen a parpadear."


Kassandra ha conocido la violencia de cerca, y en su familia las mujeres siempre han estado relegadas en un segundo plano mientras su padre, hombre de negocios, controlaba sus vidas. Tras su asesinato ella y su madre se verán condenadas a saldar una deuda con los socios más peligrosos que tenía su padre, pertenecientes a una organización criminal que trafica con mujeres y regenta un prostíbulo en la ciudad. El acuerdo parece.... sencillo: K trabajara para ellos hasta que quede saldada la deuda, de lo contrario, su madre morirá.

Pero Kassandra no es una chica que se deje amedrentar con facilidad, siempre ha sido una salvaje y el miedo a lo que quieran hacer con ella no logra ser superior a sus ansias de supervivencia. De venganza.

Hay personas cuya existencia es una lucha continua. Personas que, batalla tras batalla,  han aprendido a transformar su naturaleza y fortalecerse, hacerse ejército, como si de contingentes humanos se tratara. Se las reconoce porque se enfrentan a los desafíos de la vida, aunque sean unos chicos intentando intimidarte a la salida de la cafetería.

Así es como K empieza a trabajar para Emil y los "hombres de hielo", como ella los llama, ya que los conoce desde que era una niña. Tanto que aún conserva pesadillas de lo que uno de ellos la hizo; nada menos que su jefe, un hombre que responde al nombre de "Rey de corazones". Repugnante es decir poco. Pero no estará del todo sola, y es que las prostitutas con las que trabaja pronto la revelarán sus historias, las vidas que dejaron atrás, sus inquietudes y sus ganas de recuperar lo que las robaron. 

El poco respeto a las mujeres era una de esas cosas que no necesitan perdón porque no era una equivocación.

Por ellas y por sí misma, K no puede permitirse que esos hombres consigan doblegar su espíritu y la sometan. Decide que debe aprender a defenderse. Se instruirá en el arte del krav magá junto a Ram, su entrenador, un atractivo joven mezcla de razas y de mundos. ¿De verdad puede confiar en él como un aliado... o es igual que todos los hombres que ha conocido hasta entonces? Porque por primera vez siente que podría enamorarse, y nada la aterra más.

Yo no odio a los hombres. Solo quiero que la sociedad deje de odiar a las mujeres.

"Memorias de una salvaje" va más allá de la narración, es una dura crítica social que intenta desmontar clichés y prejuicios, pero sobretodo destapa la cruda realidad de cientos de mujeres y el silencio de una sociedad que mira para otro lado. Quizá el mayor problema que le encuentro es querer abarcar demasiado, ya que es una novela que leí sin apenas poder soltarla pero en las últimas páginas, cercana al desenlace, parece que cobra más importancia el mensaje que subyace entre líneas que la verdadera conclusión de la historia que estamos leyendo. De hecho, la autora dedica unas últimas páginas para explicar cuál era su intención cuando decidió escribir la historia, lo que deseaba transmitir. "Toda representación en la novela integra un significado más profundo".

Escrito en tercera persona y como si de una partida de ajedrez se tratara, las piezas más afortunadas deciden enfrentarse al que será su destino si permiten que reyes y alfiles controlen el tablero. K es una reina, no un peón. En su camino hay debates de todo tipo y desde luego grandes frases tan directas como poderosas, en las que resulta fácil reconocer a su autora. El ritmo también está muy bien manejado, aumentando considerablemente hasta su desenlace. 

Una novela muy adictiva que se propone no solo reformular el lenguaje, sino también quitar la venda a aquellos que han normalizado la explotación de vidas humanas, la supresión de la mujer y sus libertades, una lucha que ahora más que nunca necesita de nuestra implicación.
No temáis al fuego.