carole maurel

Reseña: Colaboración horizontal, de Navie y Carole Maurel

sábado, abril 28, 2018

¡Cuervos días!

Si os gustan las historias apasionadas, que te encogen el corazón y hasta amenazan con robar un par de lágrimas... estáis de suerte, porque ésta joya ha conseguido hacer todo eso conmigo. Muchos se echan atrás con las novelas gráficas y no entiendo por qué. Cuando una imagen vale, literalmente, más que mil palabras... se llama arte, se llama talento. Y merece ser descubierto. Casi tanto como las fascinantes vidas que se esconden entre sus páginas.

"Cuando Rosa habla con su nieta del amor no puede evitar recordar los sentimientos que experimentó durante la guerra. En 1940, vivía sola con su hijo Lucien en un edificio donde todos los vecinos se conocían. Su marido Raymond estaba en el frente. La micro-sociedad creada en este edificio permitía soportar la vida de un país ocupado, con las cartillas de racionamiento, la incomodidad de la proximidad de los soldados alemanes, la inseguridad de ser deportado repentinamente y la ignorancia sobre lo ocurrido a los que estaban lejos. Los vecinos se ayudaban, se hablaban y se desahogaban. La solidaridad es muy fuerte, hasta hacia una madre judía y su hijo, escondidos y apoyados por todos. ¿Todos?

Un día Rose recibe la visita de un soldado alemán y nace un amor profundo entre dos personas que no deberían ni mirarse. Deciden vivir este amor escondidos, intentando evitar el “benevolente” interés de los vecinos."


Cuando Virginie reprocha a su abuela no tener ni idea de lo duro que es estar enamorada en éstos tiempos, Rose decide contarle a su nieta su experiencia en el amor, que no es mucha, pero fue real.

Así es como nos vemos introducidos en un bloque y en las vidas de todos los que lo habitan, en su gran mayoría mujeres. Estamos en plena II guerra mundial, y Francia se convierte en un lugar de paso para muchos soldados enemigos. Pero les hay que intentan sobrevivir ajenos a la miseria que les rodea. La rebelde Simone y su lucha contra el mundo machista en el que vive, Camille es ciego que todo lo ve, Josephine la belleza rubia que se ve forzada a vender su cuerpo para sobrevivir, la misteriosa y anciana señora Flament quiere a sus gatos más que a cualquier persona y parece ocultar unos ideales que se resisten a ser enterrados... o Anaël y su familia, que son judíos y viven ocultos bajo el auxilio de sus vecinos. ¿Alguien duda de las apasionantes intrigas que se desarrollarán con unos personajes tan completos?
- Estoy cansada de luchar.
- Somos mujeres, estamos hechas para la lucha. Pero sin medallas...
El marido de Rosa está en la guerra y por ello todos sus vecinos la tienen por una mujer solitaria y desdichada que debe andar preocupada por él, echándolo de menos. La situación es muy diferente. Aquel jamás fue un matrimonio feliz y es ahora cuando Rosa cree estar conociendo el verdadero amor, el que te despierta por dentro. Siempre tuvo por referente la preciosa historia que vivieron sus padres y desde la llegada de Mark está experimentando por primera vez todos esos sentimientos. ¿El problema? Mark es un soldado nazi.



No es un caso aislado, la "colaboración horizontal" existió aunque no sea uno de los temas más populares cuando se escribe sobre la guerra. Las mujeres que se acostaban con soldados enemigos eran repudiadas, tratadas como prostitutas, como traidoras. Seguramente muchas de ellas fueron víctimas y actuaron por miedo, pero otras, como nuestra protagonista, realmente conocieron el amor en un hombre que pese a todo cuanto representaba, la trata y respeta como nunca hizo su marido. Tanto que juntos comenzarán a hablar de lealtades, a descubrir que pese a haber sido posicionados en bandos contrarios, su único interés es forjar un futuro juntos. Pero parece complicado cuando estás inmerso en un entramado de traiciones y asesinatos que dejan poco espacio a la esperanza.
Menos aún al amor.

Como adelantaba antes, su intensa y proscrita historia se entremezcla con las de todos los vecinos de Rosa, algunos ajenos a sus intrigas amorosas y otros demasiado interesados en ella... como León, que pese a estar casado con Judith, no deja de acosarla e incluso demuestra un palpable interés sexual por ella, lo cual la tiene, como es lógico, aterrada. Porque no es precisamente un hombre de fiar, sobretodo tras las evidentes palizas que recibe su esposa. La tensión se va disparando y las vidas de estos personajes sucumbirán al caótico entorno en el que están inmersos... y nadie, nadie escapa del momento crucial en el que deberán posicionarse.



Yo personalmente me he enamorado de casi todos estos personajes, porque todos esconden fragilidades, sueños, deseos imposibles... pero principalmente me encariñé de Simone por ser un ideal feminista en un mundo de hombres, por su sensibilidad ante los problemas ajenos, su facilidad para detectar la belleza y la aparente inocencia con la que toma conciencia de todo cuanto ocurre a su alrededor. Aunque realmente es difícil quedarse solo con uno porque todos tienen frases para enmarcar y escenas poderosas, y es sin duda lo que más he disfrutado. Todos sus personajes son tan fuertes, tan completos... que sucumbes inevitablemente.

Incluso el soldado nazi, Mark, llega a cuestionarse sus lealtades y sus motivos para permanecer en esa guerra cuando al fin parece haber encontrado su verdadero lugar, y no está en el frente, sino entre los brazos de una mujer. ¿Pero puede esta historia tener un final feliz?



"Colaboración horizontal" narra conmovedoras historias, en plural, sin demeritar ninguna, durante el caótico transcurso de la guerra y bajo el abrigo de personajes fuertes y admirables que aún luchan por alcanzar la libertad.


También te puede interesar

9 plumas negras

  1. Hola! No es mi estilo de lectura pero las ilustraciones son muy chulas. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Últimamente me gusta mucho este género. Por la forma de hablar de esta novela creo que también me gustaría mucho sobre todo por los personajes. Supongo que en el ejército nazi tuvo que haber de todo como en todas partes.
    Lo único que no me gusta es la época aunque al no haber trenes que van a ciertos sitios gana puntos.
    Si la respuesta a esa pregunta final fuera un sí rotundo lo apuntaría en los primeros puestos de la lista pero me temo que es un no.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy acertado tu comentario (¿Cuándo no?). Efectivamente es una época muy trillada en cine y literatura, pero no se centra en los aspectos más explotados de la historia, de hecho, la historia es casi un segundo plano. El protagonismo absoluto se lo llevan sus personajes y todas sus diferencias, el factor humano y no el temporal.
      Respecto a la pregunta final pues... a veces es necesario para que no se convierta en un cuento de hadas sin transfondo.

      ¡Un besazo!

      Eliminar
  3. ¡¡Hola cuervecilla!!

    Últimamente he leído algunos libros que hablaban sobre la segunda guerra mundial, especialmente sobre la mujer en ella, y es un tema que me encanta, no me cansa. Así que eso ya me ha ganado de esta joyita que nos traes, pero que sea además tan visual (precioso, por cierto) y que además aparezcan personajes tan interesantes, lo hace aún más apetecible. No me resisto a sus encantos, ni a los tuyos! jajaja

    Y puede ser un firme candidato a mi lista de deseos cumpleañeros!! Yuhuuu

    Besitos

    Pd: No quiero que me odies, pero tienes que ver la serie de Netflix "El alienista".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uh, ¿Que hay lista de cumpleaños? Pues mételo ahí. Es verdad, hay muchísimos libros sobre la segunda guerra mundial y es un tema tan recurrente que a veces entran ganas de huir de él... pero éste lo tiene de telón de fondo, no es realmente el centro del a trama, eso lo ocupan sus personajes y sus vidas cotidianas, que realmente podrían haber tenido lugar en cualquier época pero ésta sin duda daba pie a situaciones más complejas.

      PD: Ya te odio, es lo que hay. Jajajajaja.

      Eliminar
  4. Hola preciosa!
    Yo antes de más joven era muy dada a leer novelas gráficas, la verdad que me encantaba, si es cierto que casi todas las que habían eran románticas pero luego deje de hacerlo y me pase a los libros y bueno desde entonces como que siento un poco de rechazo por este género. Veo que esta pinta genial y me encanta las gráficas voy a tener que retomar mis antiguos hábitos.

    −Fantasy Violet−
    Besotes! ♥ 

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo es un género al que siempre vuelvo, me encanta, me gusta que sea tan visual y con los años se ha ido volviendo mucho más complejo sin tener nada que envidiarle a la novela de toda la vida. Éste, sin ir más lejos, narra historias formidables en muy pocas páginas, y eso es digno de reconocimiento. ¡No reniegues de la novela gráfica, que aún tiene muchas satisfacciones que darte!

      Un besote!

      Eliminar
  5. Diossss, qué bonito, qué pintaza, qué qué qué....
    Por lo que cuentas, y con ese entusiasmo, no puedo mirar para otro lado.
    Anoto pero ya, corriendo la tinta.
    besos.

    ResponderEliminar

Participo en...

Mi perfil en es.babelio.com