Reseña: El placer de vivir sola, de Marjorie Hillis

¡Cuervos días!

Os traigo la reseña de un libro que ha sido una inesperada lectura para mi, y ni siquiera tenía claro qué me iba a esperar en su contenido. Pronto lo tuve claro: Un canto a la libertad. ¿Es que las mujeres no podían volcarse en su carrera, o tener una casa para ellas solas, escogiendo su independencia sin que ésto las etiquetara de algún modo despectivo por la sociedad?

"El placer de vivir sola es el manifiesto para mujeres solteras que viven solas, escrito en 1936 y que se revela más actual y contemporáneo que nunca. Un canto a la liberación de la mujer en su plenitud, en su espacio y en sus deseos. Publicado por primera vez en 1936, este libro ha pasado de generación a generación, de madres a hijas, de abuelas a nietas, hasta llegar a nuestra actualidad, más vigente que nunca."

Éste manifiesto, publicado a modo de manual en los años 30, revalorizaba la figura de la mujer y su estilo de vida tanto si estaban solas por obligación como por decisión propia. Hay que tener en cuenta que pese a seguir siendo todo un canto a la liberación en nuestros días, muchos de sus aspectos se basan en la sociedad de la época, sus costumbres, sus creencias. Lo quiero dejar claro porque podría criticar muchas cosas, pero no podemos pedirle a Marjorie que hablara de lo que aún no conocía.

Cada capítulo (Un total de doce) es un consejo diferente sobre cosas que deberían hacer éstas mujeres para disfrutar de su vida independientemente de su situación. Además, al finalizar, se exponen pequeños casos o ejemplos de mujeres que, aplicándose esos consejos, ahora han reconducido sus pasos por el camino correcto. Consejos sobre cómo cuidarse, valorarse, no descuidar lo que nos hace sentir felices, la decoración en la casa, la forma de vestir, los amigos o esos pequeños placeres que no podrías darte viviendo con alguien más.

Sí que hay pasajes donde se nota el paso del tiempo, claro, era inevitable. Por ejemplo en el dedicado a las fiestas, porque parece que estés leyendo los diarios de Jay Gatsby. No se me ocurre nadie que hoy en día celebre fiestas de un modo tan ostentoso, mida bien a sus invitados, la decoración, los satisfaga con la mejor comida imaginable, planee temas de conversación que definan su personalidad... pero aún así se capta el mensaje: No te sientes a lamentarte ni te creas desdichada. Sal, vive, dedícate tiempo y demuestra al mundo que no eres diferente a todos los demás.

El problema de éste libro es precisamente ese, que la mujer soltera parece necesitar "demostrar" que la va bien, mientras que las casadas o que viven acompañadas pueden ser unas completas desdichadas sin que se las señale con el dedo. No hablemos ya de los hombres, esos imagino que no eran (ni son) juzgados fuera cual fuera su situación sentimental.

Pero volviendo al tema principal del ensayo, a mi me gusta que alguien pensara en todas esas mujeres que se pueden sentir deprimidas sin motivo alguno, que las pegue un baño de realidad y las diga que pueden seguir siendo felices y llevar una vida pletórica sin padecer de ninguna dolencia emocional o creer que les falta algo. Poder comer lo que quieras sin que te controlen, leer hasta las tantas de la noche, ir al teatro, salir de fiesta, mimarte con todos los caprichos que se te antojen.

¿Qué ocurre si una "Mujer de bien" decide tener una aventura? ¿Cómo aprender a preparar tus propias bebidas alcohólicas? (Ojo, que hasta trae recetas) ¿Cómo ahorrar? (Aunque éste capítulo te pide que te lo saltes porque desvirtúa el resto de consejos) ¿Cómo preparar el banquete perfecto?

Está muy bien ser culto, pero cualquiera que piense que la mente está por encima de la comida está muy equivocado.

Creo que es una maravilla que alguien, por aquellos años, pensara en despojarse de los apodos despectivos o la falsa caridad con la que se trata a mujeres solteras o independientes, mientras que un hombre soltero nunca ha estado mal visto. Éste manual o guía de autoayuda ubica bien las prioridades que debe tener toda persona, y especialmente la mujer: No tener miedo a disfrutar de una vida plena.




12 comentarios:

  1. No terminas de tentarme aunque el tema sí es interesante no me voy a animar.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No creo que sea para mí pero como tú me alegro que alguien se tomara el tiempo de decirles a todas esas mujeres qué hacer para sentirse mejor en una sociedad que tan mal vistas las tenía. Muchas gracias por tu reseña.

    Nos vemos entre páginas
    La vida de mi silencio

    ResponderEliminar
  3. Me gusta en parte, porque en el núcleo del mensaje tiene razón pero creo que hay que cogerlo en su Justa medida. Me refiero a que me parece bien que quisiera demostrar que no pasa nada por seguir un camino diferente y que se puede ser feliz de muchas maneras pero me da la impresión de que idealiza esa forma de vida y a mi entender ninguna es perfecta.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola!

    Guau, me sorprende que esto haya sido escrito en los años 30 :O sigue siendo un tema bastante actual. Me ha gustado eso que dices de que el problema es que una mujer que vive sola parece que necesita demostrar que le va bien xD

    ¡besos!

    ResponderEliminar
  5. Qué bueno el planteamiento para esa época y qué interesante... es cierto que no voy a ir corriendo a por él... peeero si me lo cruzo... ;)
    Un besazo

    ResponderEliminar
  6. Hola! No es lo que suelo leer pero se ve interesante. Muchas gracias por compartirlo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  7. Hola!
    Parece interesante, pero no creo que llegue a leerlo.
    Gracias por la reseña.
    Besitos :)

    ResponderEliminar
  8. Al estar escrito en los años 30 y viendo lo que cuentas, me da la sensación de que es una lectura en la que hay que tener muy en cuenta en el momento en el que se escribió. Supongo que fue un bombazo. Aunque aún nos sigue quedando parte de esa etiqueta tan fea como es la de la "solterona", cuando para el hombre no es igual.

    Me parece un ensayo muy interesante que no me importaría leer, sobre todo como contraste de épocas ;)

    Besotes

    ResponderEliminar
  9. Ya lo tenía fichado, y solo has hecho más que ratificar mi decisión de indagarlo. También te digo que no me atrevo a comprarlo por miedo a un chasco, no sé si es exactamente lo que me gustaría.. miraré si lo encuentro en la biblioteca.
    Y comentaremos.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Meg!

    Vi este libro por las publicaciones en Twitter de Lince Ediciones y la verdad que tenía mucha curiosidad por conocer lo que escondía su contenido. Ahora que lo sé la verdad que tengo sentimientos encontrados. Creo que tendría que conocer de primera mano los capítulos porque creo que a algunos les diría por aquí no, por aquí sí. También creo que los consejos que aporta este libro salen de la propia Marjorie de lo que ella ha vivido; es decir, para ella son aplicables a otras féminas pero yo creo que no es así.
    Por supuesto todas pasamos por la soltería, que aún se sigue viendo como lo más malo del mundo (si estamos solas es porque somos orcos de Mordor o simplemente porque solo nos querrá nuestro gato porque tenemos un carácter del demonio o a sabé porque cada día es una nueva aventura y expresión más que añadir al diccionario de la mujer) por el simple hecho de que queremos disfrutar de nosotras durante un tiempo. Ese tiempo puede ser mayor o menor dependiendo de los gilip***** que nos encontremos por el camino (porque sí, hay mucho gilip***** insensible suelto por ahí) y casualmente siempre tenemos que coincidir mínimo con uno. Así que en algunos momentos podría coincidir con lo que me quiere trasladar la autora, pero igual es como tú dices ahora se está viviendo otra realidad que ella no ha podido alcanzar; lo que la congratula porque ya estaba a Dios rogando y con el mazo dando, cosa que me parece de lo más genial.
    Lo que también estoy reflexionando yo , ¿Vogue en aquellos momentos era tipo empoderamiento o daba como ahora bricoconsejos de como sentirse bella por fuera para atraer a todos los maromos posibles o como estar en tendencia y no parecer una vieja del visillo vistiendo? Es una duda que me ha asaltado y que espero que con como se manifieste Hillis se disipen todas y cada una de ellas y veamos, aunque no sea en su totalidad, sororidad para las mujeres que quieran tener un break en sus vidas y quieran simplemente disfrutar de ellas mismas.

    [Menudo coñazo te estoy dando, pero es que leer tus reseñas siempre me hacen reflexionar de alguna forma u otra xD]

    Lo dicho. Me alegro mucho que, a pesar de que en la época que se escribió no concuerde al 100% en esta que estamos viviendo, una mujer tomase la iniciativa de escribir sobre esto y aclarar que cuando una mujer quiere estar soltera lo puede hacer sin ningún tipo de problema y que no hay que prejuzgarla sin conocer cuales son los motivos reales por los que está así. Simplemente quiere estarlo sin más, no hay que tener una razón de peso. Porque no, a los hombres no se les cuestiona que sigan desencadenados (porque parece que al estar con una mujer eso es una penitencia o algo, les hacemos la vida más fácil pese a quien le pese que esto sea así).
    Ojalá más ensayos como estos hubiesen visto la luz, ahora no tendríamos que seguir justificándonos cada vez que queremos estar solas o tener tiempo para nosotras.
    Un besazo corazón ;)

    Etérea

    ResponderEliminar
  11. Hola Meg,

    Bueno... creo que lo primero que hay que tener en cuenta, como bien dices, es que se escribió en los años 30, una situación muy distinta a la de hoy... me parece un libro interesante en ese aspecto, es decir, que ya en esos tiempos se escribiera y se reivindicara la soltería como una opción, tan válida como cualquier otra...
    Womenpower... claro que sí!!! ;)

    ResponderEliminar
  12. Hola Meg:

    No soy yo muy de ensayos pero, por lo que cuentas, tuvo que ser una gran libro cuando se escribiera en los años 30. Aunque se note un poco el paso del tiempo, seguro que resulta interesante ver la cantidad de temas que coinciden o las cosas que han cambiado (hemos mejorado desde entonces). No me importaría leerlo si cae en mis manos.

    Un beso

    ResponderEliminar