Reseña: Los crímenes de la academia, de Louis Bayard

¡Cuervos días!
Hoy os traigo un terrorífico misterio que resolver, de los que se enredan hasta la última página y ofrecen una investigación capaz de transportarnos en el tiempo y el espacio. Porque si esa no es la magia de la literatura, ¿Qué lo es?

"En la Academia West Point en 1830, la calma de una tarde de octubre se rompe con el descubrimiento del cuerpo de un joven cadete colgando de una cuerda justo al lado del patio de armas. Un aparente suicidio no es inaudito en un régimen tan severo como el de West Point, pero a la mañana siguiente, sale a la luz un horror aún mayor. Alguien se coló en la habitación donde yacía el cuerpo y extrajo el corazón.

Sin respuestas y desesperada por evitar cualquier publicidad negativa, la Academia recurre a los servicios de un civil local, Augustus Landor, un ex detective de policía que adquirió cierto renombre durante sus años en la ciudad de Nueva York antes de retirarse a Hudson Highlands por motivos de salud. Ahora viudo e inquieto en su reclusión, Landor accede a hacerse cargo del caso. Mientras interroga a los conocidos del muerto, encuentra un ansioso asistente en un joven cadete intrigante y malhumorado con una inclinación por la bebida, dos volúmenes de poesía a su nombre y un pasado turbio que cambia de relato en relato. ¿El nombre del cadete? Edgar Allan Poe."

Así es. "Los crímenes de la academia" nos acerca a la juventud del escritor Edgar Allan Poe y teje una acertada historia llena de misterio y oscuridad donde no solo destaca su ambientación, también la especial relación que nace entre sus dos protagonistas.

Y es que no es habitual que una novela de estas características narre con tanta delicadeza el nacimiento de una amistad. ¡En mitad de la investigación de un crimen! Pero lo más atroz llega cuando el inspector Landor se da cuenta de que su nuevo amigo no está libre de sospecha y podría estar cometiendo el error de encariñarse de un asesino.

Poe tiene esa vulnerabilidad, esa melancolía de los artistas y los poetas que hace fácil sentir fascinación por él, pero al mismo tiempo desconfianza. Porque es taciturno, oscuro, pasional. Pero posee una habilidad incomparable para la observación y eso es lo que llamará la atención del inspector, más que necesitado de unos oídos capaces de llegar a cualquier parte.

La academia West Point se toma muy en serio su disciplina. Tenemos al Teniente Meadows y su segundo Hitchcock, dos personajes herméticos que por nada del mundo quieren que estos crímenes empañen la buena reputación del lugar. O al cirujano Daniel Marquis, padre de uno de los cadetes y miembro de una peculiar familia que dotará de gran intriga a la novela.

Pronto se verán envueltos en una investigación donde abundan las sociedades secretas y desconocidos rituales que no solo amenazan con perturbar la tranquilidad y buen nombre de la academia, sino acabar con las vidas de nuestros ya queridos protagonistas.

La novela tiene un ritmo muy ameno y una atmósfera que traspasa las páginas hasta sumergirnos en su niebla como un personaje más. Muchos diálogos, descripciones medidas y alternancia entre capítulos cargados de acción narrada por Landor y relatos epistolares del joven Poe con sus descubrimientos. Todo en su conjunto funciona de maravilla y ofrece una lectura que atrapa.



La novela está siendo adaptada por Netflix y se espera su estreno para Enero 2023, contando con Christian Bale en el papel del detective, Harry Melling en el de Poe y Scott Cooper a la dirección. Todo apunta a que podríamos estar ante uno de sus grandes trabajos.

En lo personal valoro dejarme engañar por una novela negra, no saber quién está detrás de los crímenes hasta casi el final y en especial llevarme alguna sorpresa inesperada. Sí es cierto que tuve alguna pista correcta a lo largo de mi lectura... pero eran piezas tan pequeñas que no contribuyeron a alejarme del interés por ver cómo se resolvía. Por esto, sumado al elenco de brillantes personajes que asoman entre sus páginas, considero "Los crímenes de la academia" es perfecta para amantes del género que siempre exigimos más y buscamos algo nuevo. Y qué decir del deleite que ofrece conocer a un joven Edgar Allan Poe.

Impecables investigaciones y carismáticos personajes que despliegan su inteligencia para ofrecernos una narración sin tregua y repleta de mensajes ocultos. Perfecta para salir de un bloqueo lector, iniciarse en un nuevo género o acertar con nuestra próxima lectura.




5 comentarios:

  1. ¡Hola! Me alegra saber que has disfrutado del libro. Estoy segura que lo leeré próximamente, queda apuntado en mi lista de lecturas pendientes. ¡Nos leemos!
    Lengua Sucinta

    ResponderEliminar
  2. Hola! No conocía este libro pero pinta muy interesante así que no lo descarto. Gracias por la reseña, me alegra que lo hayas disfrutado!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Uy, uy, uy, vaya pinta buena.
    Me lo anoto pero ya.

    Gracias por dármelo a conocer, un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Meg, pues la verdad es que tiene muy buena pinta. Lo apunto.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  5. ¡AAAAH! Pero qué pintaza. Me da vibras así como de El Alienista, así que me muero por leerlo. ¡Se va directo a mi lista de pendientes! Mil gracias por la reseña y la recomendación.
    Un abrazo,
    María <3

    ResponderEliminar