Reseña: La isla, de Åsa Avdic

¡Cuervos días!

¿Alguna vez os ha pasado eso de leer un libro y que su contenido no parezca tener nada que ver con la sinopsis? Porque es justo mi caso. No diré si para bien o para mal, no aún. Pero desde luego, 'La Isla' se aleja mucho de la idea que yo tenía antes de comenzar su lectura. 

"Es el año 2037, y en la pequeña isla de Isola siete personas han sido seleccionadas para participar en un juego mental patrocinado por el estado para reclutar al candidato ideal para un puesto en el servicio de inteligencia de la totalitaria Unión de la Amistad. Uno de estos candidatos es Anna Francis, una burócrata adicta al trabajo con una hija de nueve años a la que rara vez ve y con un secreto a sus espaldas que la atormenta.

En verdad, Anna no es estrictamente una candidata al puesto: de hecho, ella es la prueba en sí misma. Su misión es escenificar su propia muerte y, luego, desde su escondite entre los muros de la casa, observar cómo reaccionan los otros seis candidatos al descubrir que hay un asesino entre ellos y evaluar quién de ellos responde a lo esperado. ¿Quién tomará el control y liderará la situación? ¿Quién se desmoronará por el miedo y la tensión acumulada?

Pero de pronto llega la tormenta, los liderazgos se disuelven, y es entonces cuando empieza el verdadero juego."


Me temo que Åsa Avdic me vendió un thriller que pintaba original e irresistible y lo que encontré fue una gran nube de humo. No es que el libro fuera una absoluta decepción, pero una lee la sinopsis y espera que como mínimo la trama gire entorno a la isla y la muerta. ¿Queréis saber cuándo llegan a la isla? A la mitad del libro. Hasta entonces nos encontramos con una amplia narracción de la calamitosa vida de Anna, su hija, su madre, su trabajo, el hombre del que se enamoró... pero vamos a ignorar este pequeño berrinche y analizar la novela paso a paso.

La novela nos sitúa en un mundo distópico donde Suecia es un protectorado con una independencia no reconocida (Hablo de Suecia, no os perdáis), una autocracia que forma parte de la 'Unión de la Amistad, de algún modo, como la Unión Europea pero en bonito. Ahí es donde vive Anna, una madre soltera con todo tipo de traumas a la que van a encomendar la extraña tarea de juzgar las capacidades de siete aspirantes a un importante puesto de trabajo. ¿Cómo? Mediante una prueba de estrés. Viajarán a La isla y ella se encargará de estudiarlos sin que sepan que están siendo vigilados... ya que Anna debe fingir su muerte nada más llegar, evitando así que sospechen de su compañía. ¡Venga! Decidme que como poco no os entran ganas de saber en qué acaba toda esa locura.

Pero como es de imaginar, las cosas se tuercen y nada sale como estaba previsto, ni siquiera para Anna. Se supone que está muerta a ojos de todos para poder espiarlos sin que se sientan observados. Ella que creía tener todas las piezas del juego... ¿No será que en realidad es una pieza más? La intriga que se teje en Isola daba para una historia realmente cautivadora, aunque habiéndote zampado la mitad de la novela ya imaginas que los acontecimientos no se pueden desarrollar demasiado. Y así es. La tensión se sucede de forma apresurada, con muchas incógnitas y situaciones incomprensibles que la novela pasa a resolverte en sus últimas páginas, como quien finalmente recompone un puzzle. No lo sé, tengo sentimientos encontrados



La historia es un perfecto juego de engaños, pero tengo la impresión de que su autora se centró en los detalles equivocados. No explota Isola ni sus misterios, sus trampas, la simple y básica razón de su existencia. ¿Por qué hay una casa en lo alto de un acantilado, aislada del mundo y diseñada especialmente para aquel programa de selección? Hasta los personajes llegan a preguntárselo, hubiera sido genial ahondar en esos secretos. O tan siquiera prolongar los sucesos que transcurren allí, darte la posibilidad de identificar a sus personajes o sufrir cuando alguno muere, generar la tensión propia de un thriller. Siento que Åsa prefirió los conflictos emocionales de Anna y el manipulador sistema de gobierno que parece controlar el destino de todos. Tanto que la breve historia de amor (Si se le puede llamar así) que tiene lugar entre sus páginas nunca tuvo el mas mínimo interés ni para mi ni para el hilo argumental. Muy amplio. Poco claro.

Al menos no es excesivamente larga, de hecho se lee con facilidad y trae unas letras enormes... y pese a todo, desaprovecha gran parte de ese espacio con divagaciones que aún después de terminarme la novela siento que no aportaban nada. Ni siquiera se redime en los últimos capítulos, donde es necesario volver a reconstruir los hechos por medio de interrogatorios para que el lector saque conclusiones y al fin descubra lo que realmente ocurrió en Isola. Me da mucha pena. Tan original y diferente, rasgos difíciles de lograr en la literatura actual... y que sin embargo me deje con la sensación de haber leído un borrador, no la obra definitiva.

Su nota nace de ese cruce de sentimientos, entre lo que pudo ser, lo que fue... y lo que yo quería que fuera.







13 comentarios:

  1. No he leído el libro pero sí que me ha pasado con otros, esa misma sensación.
    Y la verdad es que termina siendo en la mayor parte de casos, decepcionante.
    BEsos.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo siento pero tu comentario sólo incluía SPAM.

      Eliminar
  3. Qué lástima no haber disfrutado al completo.A mí no me llama mucho y después de leerte no me voy a animar.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Hola!!
    No lo conocía, pero por el momento no creo que lo lea.
    Gracias por la reseña.
    Un besin :)

    ResponderEliminar
  5. Y pensar que yo pensaba que iba a ser algo así como el de la chica del tren pero en distopico jajajajaja
    Nada, de por si no me llamaba mucho, pero ahora menos.
    un saludo

    ResponderEliminar
  6. Pues no era un libro que me llamara mucho. Y después de leerte, mucho menos. Y sí, me ha pasado lo mismo alguna que otra vez. La sinopsis promete una cosa y luego te encuentras con otra totalmente diferente.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  7. Hola! No conocía el libro pero parece entretenido así que no lo descarto. Muchas gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  8. Holaaa
    Que lástima... la verdad es que creo que lo voy a dejar pasar, pero muchas gracias por tu reseña, me encantó leerte
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  9. Pues la verdad es que creo que ya lo había visto por algún blog, lo malo es que no recuerdo la opinión... pero vamos viendo la tuya creo que lo dejaré pasar... y eso que, como dices, tenía todas las papeletas para ser una novela original.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  10. Vaya...da rabia cuando te agarras a lo que te muestra su sinopsis y ves que no tiene nada que ver.

    Parece que ambas nos hemos decantado con thrillers algo diferentes a lo que solemos leer y tú has salido algo escaldada ;)

    No es una historia por la que me hubiera decantado pero leyéndote será mejor que lo deje pasar, porque seguro llegaría a tus mismas sensaciones contrarias.

    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Uy, pues con todo lo que hay para elegir, si no está clara la cosa y ni la autora sabe muy bien qué está contando, lo dejo pasar por el momento.

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
  12. Hooola Meg!!!

    Pues sí, que me ha pasado, sí. Sin ir más lejos con la Moyes y con la Keats.

    Ponen algo en la sinopsis que nada tiene que ver con lo que una se encuentra dentro del libro. Y es una putada porqué es como engañar al lector, o por lo menos yo lo siento así, como si te dijeren tonto en medio de la jeta.
    A la mitad del libro llegan a la isla??!!! JAJAJAJAJAJAJA!!! Es acojonanteeeeeee.

    A mi que me expliquen por otra parte porqué cuando ponen a un personaje que es madre soltera le añaden todo tipo de traumas, como si serlo –por decisión propia o no- ya de por sí fuese antinatural.

    Vale, sí entran ganas de saber cómo acaba todo esto, pero sinceramente, creo que es una estupidez como la copa de un pino el hacerlo. Lo que la autora juega con esas novelas de misterio de antaño que a veces no te daba por pensar ‘y si el muerto no está muerto sino que está de parranda?

    Lo de meter situaciones y tramas por doquier y resolverlo todo deprisa y corriendo en las últimas páginas no acostumbra a funcionar demasiado bien. Por lo menos a mi como lectora me molesta bastante. Me pasa lo mismo con las divagaciones, y más en los libros de suspense que te rompe el ritmo de una forma casi indecorosa.

    Un besote enooooorme!!! ♥

    ResponderEliminar