Reseña: El dolor, de Marguerite Duras

¡Cuervos días!
Está claro que no me dan miedo las lecturas difíciles, aunque las novelas biográficas se llevan la palma y si lo hacen a través de unos diarios tan desgarradores como éstos... sentirse ajeno a éstas palabras sería el equivalente a estar muerto. Y no me malinterpretéis, me ha resultado apasionante navegar en los pensamientos de ésta gran mujer y sobretodo, en algunos de los años más intensos y duros de su vida.

"Marguerite Duras partió, para la escritura de " El dolor " , del diario que entretuvo en 1945, en las semanas previas y siguientes al regreso de su marido, prisionero del campo de concentración de Dachau. La obra, de una intensidad estremecedora, no vio la luz hasta 1985. Clara Janés, autora de la traducción y de la posdata que cierra esta edición, define " El dolor " como un " libro sagrado para ella, libro sangrante para el lector, que reúne movimientos de la máxima crueldad. Como consecuencia, su escritura es rigurosamente descarnada. Se trata de ir hurgando en el fondo de los fondos del sufrimiento humano, entrando en el odio del hombre contra el hombre, que, por cuestiones políticas, adopta los aspectos más inhumanos " ."

Marguerite Duras encontró estos diarios en 1985, así que ya ni recordaba haberlos escrito. Sería entonces cuando vieran la luz, adaptados de numerosas formas hasta la edición que ha llegado a mis manos. Su lectura no tiene desperdicio.

Sus palabras nos sitúan en la Resistencia francesa durante la ocupación Nazi de París. En cuanto a su estructura, se fragmenta en seis relatos complementarios que nos narran diferentes aspectos a los que Marguerite se tuvo que enfrentar en esos años. En el primero de ellos, sin duda un arranque visceral para ésta obra, la encontramos esperando el regreso de su marido de los campos de concentración. Pero ya no hay amor, ha conocido a D. (Los seudónimos o iniciales son bastante habituales en éstos diarios) y aunque desearía poder ser feliz, el vacío de la incertidumbre la corroe. Necesita saber que Robert L. no está muerto, sólo entonces podrá dormir, comer, respirar. Junto a su servicio de indagaciones, perderá parte de su alma en una búsqueda desalentadora cargada de más penurias que consuelos.

Francia llevará luto por Roosevelt. El luto por el pueblo no se lleva.

Posteriormente, otro de los capítulos más impactantes nos narra cómo Marguerite conoció a Pierre Rabier (Bajo seudónimo), el oficial de la Gestapo que arrestó a su marido. No tienen desperdicio esos encuentros donde ambos temen por su vida, tanto Marguerite que teme ser descubierta como el propio Rabier cuando todo indica que tendrá que huir de Francia si desea sobrevivir tras la derrota.  No desaprovecha la ocasión para hacer una crítica política a lo largo de esos años, especialmente contra De Gaulle.

Algunos de estos fragmentos tardaron algún tiempo en ver la luz, como el momento en el que la propia Marguerite (Aunque bajo el seudónimo de Therese) tortura a un hombre hasta sus últimas fuerzas. Circula sobre él el rumor de que es un chivato, que pasa información a la Gestapo, y los miembros de la Resistencia a la que Marguerite pertenece deciden que no pueden dejarlo ir. Finalmente nos habla de su encuentro con Ter el miliciano, un hombre del que, reconoce, pudo ser la inspiración para uno de sus relatos ficticios.

Y es que no todo en "El dolor" son hechos reales, hay dos fragmentos que son extraídos de la inventiva de su autora. Se trata de los últimos, "La ortiga rota" y "Aurélia Paris", un relato sobre una niña judía por el que confiesa sentir debilidad. Anticipándose a cada fragmento hay una pequeña introducción de Marguerite Duras poniéndonos en situación, avanzándolos el contenido de esa etapa.

Su forma de describir el sufrimiento humano es tan admirable como angustiosa. Ver de qué manera unos hombres son capaces de tratar a otros, hasta el punto de no reconocerse. Pero aún duele más comprender que estamos accediendo a los pensamientos de una persona que estuvo ahí, lo vivió, sufrió de hambruna, desprecio, olvido, miseria y una larga espera. Su lectura se hace dura pero me ha parecido de una calidad inmensa.

Robert L. no acusó a nadie, a ninguna raza, a ningún pueblo. Acusó al hombre.

De ésta edición cabe resaltar el postdata de Clara Janés, que es a su vez la traductora. Nos hace un interesantísimo repaso de la trayectoria de la autora y también ahonda en la publicación de ésta obra, desde su descubrimiento, sus múltiples correcciones hasta el ejemplar que ahora llega a nuestras manos. Confiesa, que la intención de Marguerite al escribirlo fue "No olvidar en qué puede convertirse un hombre, lo que pueden hacerle soportar". En definitiva, no olvidar. Hay horrores que nos gustaría enterrar en el pasado, pero es precisamente ser conscientes de su existencia lo que nos ayuda a evitar que se repitan. La necesidad de conocer nuestra historia es incuestionable. Disfrutaréis incluso si es la primera vez que leéis a ésta autora, porque pese a la crudeza añadida que le confiere ser una autobiografía, su forma de escribir es algo que se disfruta sin reparos. Me ha encantado descubrirla.

El dolor es humano. El dolor es compartido. Sin importar nuestras ideas, todos deberíamos acercarnos al pozo desde el que Marguerite escribió éstos textos para que esos recuerdos jamás se desvanezcan, porque con ella vamos a leer desde la perspectiva de la víctima, pero también como verdugos. Desde luego yo no logro imaginar lo que es pasar por semejante tormento, o hacérselo pasar a otros. 

Nadie ejerce una mayor crueldad que el hombre, y lo triste, es que destaque por ser de los pocos en ensañarse con los de su propia especie.






13 comentarios:

  1. Hola! No conocía el libro pero lo cierto es que parece muy interesante y es una tema que me gusta leer así que no lo descarto. Gracias por la reseña.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ti por pasarte :) Para mi ha sido todo un descubrimiento, hace tiempo que deseaba leer a ésta autora.

      Eliminar
  2. Marguerite Duras es una de mis imprescindibles. Es una maravilla cómo escribe. Y sí, siempre, realidad o ficción, son historias muy duras, crudas. Pero ella lo cuenta todo tan bien... Sus novelas más famosas son las de 'el amante', pero a mí, una de las que más me ha gustado, porque huele mucho a verano, ha sido 'Los caballitos de Tarquinia'. Los diarios los tengo en casa, esperando que sea su momento. Los leeré. Sin duda. Cuando me llamen desde la estantería en la que están.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me apunto ese título para leerlo en un futuro, ya que "El amante" tenía clarísimo que tiene que caer después de disfrutar tanto con ésta. Como tú dices, historias crudas pero tan bien escritas que no te sabes resistir.
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Uf, madre mía, me ha quedado mal cuerpo ya solo con la reseña. Ni de palo leo yo este libro, menuda vida, menuda situación, es todo tan terrible que no sé ni cómo encuentran las ganas de seguir.
    De hecho hace tiempo que he empezado a pensar que estos libros no son necesarios, bueno, en este caso es biografía y es algo distinto pero tanta novela de lo mismo...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que hablas de novelas ambientadas en esos tiempos, ¿No? Sí, la verdad es que hay muchísimas, aunque siempre alguna se escapa de ser "más de lo mismo" y en éste caso como bien dices, son unos diarios, así que yo no lo encasillaría. Ha sido una experiencia casi en primera persona, porque escribe condenadamente bien.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Hola guapa, pues la verdad es que no es una lectura para mí... mira que leo sobre asesinatos y cosas así, pero como sé que no son reales no me afectan, en cambio esto... lo dejo pasar...
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo entiendo, te aseguro que no es una historia fácil aunque afortunadamente la parte donde se centra en su marido es más al principio, luego va tocando distintos palos.
      ¡Un beso!

      Eliminar
  5. Me fije en él cuando lo saco la editorial en instagram y la verdad es que tenía ganas de saber qué te había parecido...porque aunque me llamó la atención me imagino que sea una lectura quizás algo complicada, y que requiere su momento. Ya me contarás jaja

    Pero vamos...así por lo pronto los temas que trata me llaman mucho la atención, quizás esperaba que tratara más el tema de su amante...y tampoco sabía que eran relatos. Igualmente, me gusta así que me la llevo ;)

    besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sé que te fijaste, porque te conozco jajajaja. La lectura es sencilla en cuanto a la forma, las palabras, su forma de expresarse. Pero obviamente es muy dura por los temas que toca y el saber que todo es real (Salvo los capítulos finales que son pequeños relatos inspirados en las vivencias de Marguerite en esos tiempos). En cuanto a su amante sí que aparece y te dan detalles más concretos de su relación, deja caer que dormían juntos y la conversación donde confiesa que está con otro, pero hay que andar muy atenta porque se nota que Marguerite se sentía vacía, incapaz de ser feliz sin saber qué había pasado con su marido, dónde estaría, si lo podían ayudar...

      Un beso!

      Eliminar
  6. Hola!! Impactante y brillante reseña de una igual impactante y dura escritura!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda alguna, pero a veces me da por torturarme con lecturas tan intensas como ésta... y las termino muy gustosa :)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Hace mucho que no leo nada de la autora, ya va tocando.

    Besotes

    ResponderEliminar